Mozart es para cada ser humano, dice Paul Meyer

“Todavía en nuestro tiempo tiene una forma directa de hablarles a todos, a todo público”, manifiesta el virtuoso del clarinete.
Mozart, afirma Mayer, da espacio libre al escucha y al músico.
Mozart, afirma Mayer, da espacio libre al escucha y al músico. (Edith Held )

México

Si algo destaca el clarinetista francés Paul Meyer de la obra de Wolfgang Amadeus Mozart es "que, todavía en nuestro tiempo, tiene una forma directa de hablarles a todos, a todo público. Nos da esta idea de que todo lo que compuso es para cada uno de nosotros, para cada ser humano. Por eso tan grande su genio."

Mayer es uno de los solistas extranjeros invitados al festival Esto es Mozart, que se lleva a cabo en diversos escenarios de la Ciudad de México. Ofrecerá dos conciertos con el Cuarteto Latinoamericano: el jueves 26 de marzo en el Centro Nacional de las Artes y, al día siguiente, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Como solista se presentará con la Orquesta de Cámara de Viena el sábado 28 en Bellas Artes y, el domingo siguiente, en el Conservatorio Nacional de Música.

En conferencia de prensa telefónica, Mayer dijo ayer que Mozart fue absolutamente innovador en el clarinete, pues encontró la manera de aprovechar todas las cualidades del instrumento y los adelantos de la época. "Su amigo Anton Stadler fue muy inteligente y le enseñó todas las cualidades del clarinete, aunque Mozart tuvo la habilidad de transformar todos los instrumentos, no solo el clarinete, también el oboe, la flauta y otros. Cambió el sonido de los instrumentos."

—¿Qué puede decirnos sobre las obras que va a tocar en México?

—Tocaré música de cámara con el Cuarteto Latinoamericano y un concierto con la Orquesta de Cámara de Viena. De todas las piezas que Mozart escribió para su amigo Stadler, debo decir que es de la mejor música jamás escrita para el instrumento. Estoy muy contento de tocar el Concierto para clarinete en La Mayor KV 622, el último que compuso. Después de eso solo escribió algunas piezas, una de las más importantes fue La flauta mágica. El concierto es una pieza de madurez y una de sus mejores obras, una de las músicas más hermosas jamás escritas para cualquier instrumento.

—¿Qué prefiere tocar: Mozart o música contemporánea?

—Para mí no hay diferencia. Me encanta el estilo clásico, he dirigido muchas sinfonías, conciertos y óperas de Mozart y he tocado muchas de sus obras, es un compositor que adoro. Sin embargo, también me gusta la música contemporánea. No creo que exista una separación: cada estilo de música tiene su propia clave y su forma de tocarse.

—¿Cómo combina su desempeño como clarinetista y como director de orquesta?

—Hace 50, 100 o más años, no había esta diferencia, porque cada director tocaba un instrumento, pues nadie podía dirigir sin tener la habilidad de tocar, ya fuera como músico de la orquesta
o como solista. Para mí ambas actividades son normales,
incluso en ocasiones hago las dos
cosas en un mismo concierto.

—¿Cree que la música de Mozart es la gran compañera de la humanidad?

—Sí, porque Mozart tiene toda la dimensión religiosa, el humor y, más importante, todos pueden escucharlo y tener sus propias ideas. Es una música que da espacio libre al escucha.