Siempre me obsesionó el olvido: Modiano

El premio Nobel de Literatura 2014, Patrick Modiano, habló en distintos medios de Francia sobre su juventud y el significado de su escritura.
El francés Patrick Modiano ganó el Premio Nobel de Literatura 2014.
El francés Patrick Modiano ganó el Premio Nobel de Literatura 2014. (AP)

París, Francia

A continuación una selección de declaraciones a distintos medios del francés Patrick Modiano, premio Nobel de Literatura 2014, sobre su juventud, la escritura o su gusto por los casos policiales:

"Escribo estas páginas (sobre mi juventud) como se redacta un parte policial o un curriculum vitae, como documento y sin duda para poner fin a una vida que no era la mía. Se trata de una simple sucesión de hechos y gestos".

"No tengo nada que confesar, nada que aclarar y no me gusta la introspección o el examen de conciencia. Al contrario, cuanto más permanecen oscuras y misteriosas las cosas, más me interesan. He intentado incluso hallar misterio donde no lo había".

"Las cosas que escribo no son realmente novelas, son segmentos, cosas que he tomado y amasado".

"Hay buenos libros que serían aún más interesantes si el autor no tuviese más de 25 años".

"Conozco casi todos los casos policiales de 1920 a la fecha (...) Si se hiciese una radiografía de mis novelas, se vería que contienen pedazos enteros del caso Profumo o del asunto Christine Keeler o del secuestro del hijo de Peugeot."

"Hay algo torcido en la autobiografía porque uno nunca puede verse a sí mismo (...). Para una mayor precisión es necesario recurrir a la ficción".

"Estoy asombrado de escuchar a escritores contar que escriben de 8 a 12 y de 14 a 20. En mi caso el esfuerzo es tan penoso que sólo puede durar una o dos horas".

"Hay algo que no pega entre la televisión y la literatura. Con Bernard Pivot (animador del famoso programa literario francés Apostrophes), funcionaba bien porque él hacía casi un interrogatorio. Para un escritor es más fácil contestar preguntas precisas".

"Si no la tuviese (la escritura), no sé lo que haría."

"En aquel entonces (cuando era joven) me gustaba mezclarme con la gente. Los miraba como desde detrás del vidrio de un acuario. Ya desde entonces sentía que los utilizaría para escribir".

"Siempre me obsesionó el olvido de cosas que sin embargo me parecían tan importantes, un olvido voluntario o un mentirse a sí mismo".

"Lo que me llamaba la atención en la medicina (una carrera que finalmente no estudió) era la precisión. Me decía que me obligaría a dejar de soñar y de ser confuso. Es necesario hallar un punto fijo para que la vida deje de ser una perpetua divagación. Desde mi temprana juventud he buscado una disciplina que me saque de la ciénaga. La hallé en la lengua francesa. Describe muy bien, me parece, los estados crepusculares".

"Siempre pensé que mis lectores me comprenden mejor que yo".

"He tenido siempre el sentimiento de que mi naturaleza profunda era la facultad de ser feliz, pero que la misma siempre había sido desviada, a lo largo de toda mi vida, por circunstancias exteriores. Nací por casualidad en 1945, lo cual me dio un origen turbio y me privó de un entorno familiar".

"Si hubiese nacido en el campo, hubiese sido un escritor paisajista. Me hubiese conformado con eso".