La voz de Patrick Modiano

El autor francés galardonado con el Nobel “escribe porque lo necesita, es su forma de respirar en el mundo”, nos dice su traductora de editorial Anagrama en una conversación sobre la obra y la ...
Traducciones de María Teresa Gallego Urrutia.
Traducciones de María Teresa Gallego Urrutia. (AFP)

Madrid

Sobriedad, parquedad, lenguaje escueto: esos son los registros literarios del escritor parisino Patrick Modiano según su traductora al español María Teresa Gallego Urrutia, quien agrega que su estilo huye de la retórica y sin embargo tiene un inmenso contenido emotivo. “Modiano dice mucho en el plano de los sentimientos, de los temores, aunque la forma tan parca de expresarlos causa una extraña impresión”.

Gallego Urrutia, quien ha vertido a nuestro idioma trece obras de Modiano, dice en entrevista con Dominical MILENIO que se trata de un autor “difícil de traducir, como casi todos, pues hay que considerar los rasgos escuetos de su escritura. Hay que andar con pies de plomo para respetar su austeridad y sobriedad”.

“Modiano es un escritor al que difícilmente se le puede encuadrar en una corriente o movimiento, y para el que no hay categorías grupales, aunque ha escrito varias novelas sobre la ocupación alemana en París que podrían considerarse dentro de la órbita de la novela con preocupaciones sociales”. Hay que tomar esta sospecha con algo más que recelo. “Al reflexionar sobre sí mismo, reflexiona sobre el resto de los hombres. Quiero decir que es un autor centrado en su aventura vital, en su juventud, en su infancia. Arranca de una vivencia personal para terminar por incluirnos a todos”.

Gallego Urrutia tuvo contacto con la obra de Modiano desde hace muchos años, y no fue sino hasta el año 2000 que la editorial Anagrama se acercó a ella para empezar a traducirla. “Jorge Herralde quería relanzar la obra de Modiano, a la que creía olvidada, pues apenas había cinco o seis ediciones ya agotadas en español. Desde entonces, he sido su traductora”. Modiano, precisa Gallego Urrutia, no está muy al pendiente de los libros que se traducen a otras lenguas. Es “una persona en extremo reservada, y como no sea para una duda concreta, me ha parecido poco discreto llamarle para decirle que soy su traductora. Sería tanto como vulnerar su intimidad, aunque le he escrito para darle la enhorabuena por el Nobel”.

“Quizá la Trilogía de la ocupaciónEl lugar de la estrella (1968), La ronda nocturna (1969) y Los bulevares periféricos (1972)— sea de lo más significativo de su obra, pero también habría que destacar Calle de tierras oscuras (1978), El horizonte (2010) y Libro de familia (1977). Y luego hay un libro clave, Un pedigrí (2004), en el que de forma escueta y pudorosa habla de su infancia y juventud”. Desde ese punto de vista, dice Gallego Urrutia, la de Modiano no pude considerarse una narrativa con aspiraciones autobiográficas, aunque tenga su origen en las experiencias personales. Aparte de su visión del mundo, de sus temores y el mundo angustioso que crea, Modiano no pretende poner en primer plano su vida: parte de sus vivencias para darle al lector una serie de motivos generales”.

En todo caso, el objetivo de la escritura de Modiano, considera Gallego Urrutia, “no es tocar al lector. Tiene algo que expresar, algo que precisa hacer, como respirar, y lo hace. Luego vienen los lectores, que pueden conmoverse o no. Modiano escribe porque lo necesita; esa es su forma de respirar en el mundo”. Lo que el lector encuentra en la literatura de Modiano “es un mundo cautivador, una realidad inquietante, en la que se perfila una amenaza velada que no acaba de desvelarse, un mundo que no resulta familiar”.

Gallego Urrutia define a Modiano como un autor “muy parisino”, aunque eso, agrega, lo hace global obligadamente.

Respecto a su más reciente libro, La hierba de las noches, publicado en Francia en 2012 y en nuestra lengua en mayo pasado, Gallego Urrutia dice que se trata de una novela en la que se cierne una amenaza, como siempre ocurre en Modiano, en donde algo pasa pero el lector no atina a saber bien qué es, aunque intuye que es algo turbio y peligroso. Narra el atentado de Ben Barka, el líder argelino asesinado en París a mediados de los años sesenta, en el amanecer de la independencia de Argelia. Es algo que no queda explícito, pero si lees entre líneas y conoces la historia de Francia, reconoces que lo inquietante del libro, de esos personajes que se encuentran en cafés sin propósito aparente y que parecen carecer de buenas intenciones, es que en el fondo subyace la planeación del asesinato de Ben Barka”.

Gallego Urrutia revela que cuando se dio a conocer el Nobel de Literatura le llegó la nueva novela de Modiano —Pour que tu ne te perdes pas dans le quartier, que comenzó a circular el 2 de octubre en Francia— que traducirá al español y saldrá dentro de un año. “Le tengo mucho apego a este autor. Hace cuatro o cinco años hubo rumores de que iban a darle el Nobel. Me alegro que al fin lo hayan reconocido”.