Manchas de color y cuerpo

Estuve en el teatro viendo Danza contemporánea, llegó un momento en que me descubrí pensando, muy pérdida, qué significaba todo esto, qué quieren decir con esos movimientos tan abstractos.

Torreón, Coahuila

El fin de semana estuve en el teatro viendo Danza contemporánea, llegó un momento en que me descubrí pensando, muy pérdida, qué significaba todo esto, qué quieren decir con esos movimientos tan abstractos.

Fue cuando me sentí ignorante y donde una serie de paralelos se vinieron a mi cabeza.

Cuando me toca estar frente a una clase es muy común sobre todo en los participantes de mayor edad la incertidumbre de no entender el arte abstracto y sentirse confundidos al respecto.

Entonces el único bailarín que estaba en tan enorme escenario empezó a moverse de manera muy lenta, acompañado por alguna luz de color fría, paseando su cuerpo por todos lados dejando una sensación de paz.

La línea que se dibuja dentro de tan gran espacio azul claro camina con un ritmo tranquilo de una esquina a la otra de la obra. No es nada más que un camino, una dirección y una sensación.

Piet Mondrian Cuadro nº 2 (1925) Óleo sobre tela. 75 x 65 cm. Colección Max Bill. Zurich

De pronto el escenario se llenó de personas pero sus movimientos eran más regulados, más premeditados, sin desplazamientos, la música se había casi hecho tecnológica, con sonidos de maquinas y el volumen había subido bastante.

El equilibrio en algunas paletas de colores, de algunas obras es complejo, según mi teoría, cuantos más encuentros de colores vibrantes haya en una obra, más violenta se pone la pieza: las monocromías armonizan fácilmente y las paletas amplias y saturadas explotan ante los ojos.

Lo que siguió era como una secuencia muy terrestre con sabor a danzas primitivas, como manifestación orgánica del cuerpo y la mente, el torso como centro y eje del cuerpo dando origen al movimiento, y la pelvis con su violenta acción se incorpora a la totalidad cinética.

El arte abstracto viene desde el origen de las manifestaciones plásticas y visuales, es más fácil encontrar la no figuración en manifestaciones antiguas que en las generaciones que devinieron del renacimiento occidental y vuelve a retomarse al inicio del siglo XX.

La pieza tiene significado simbólico o emocional pero no responde a representaciones naturalistas, el arte abstracto no busca representar sino presentar.

Las formas geométricas de la producción estética precolombina revelan una visión de mundo compleja, mental y material.

Pensemos en una imagen que contenga la esencia, reducida a sus aspectos cromáticos, formales y estructurales, destacando determinados lugares de la pieza, acentuando y haciendo desaparecer otros, sin la presión de imitar o reproducir lo más verosímil que se pueda la realidad material, sin copiar otra cosa que no sea la conciencia del artista.

La pareja parece flamearse, admiro esa capacidad de elevarse y contorsionarse, como derretidos uno con el otro y con el otro, fundirse en una secuencia de movimientos con tanta naturalidad y con tanta destreza técnica.

Sus trajes de gasa hacen aún más liviana la puesta y el contacto entre los cuerpos está lleno de sensualidad.