El trabajo y la gráfica de Guayo

El artista sufrió el pasado 6 de febrero agresiones cometidas por policías preventivos, que sin motivo real o aparente lo detuvieron, esposaron, golpearon y amenazaron.

Torreón, Coahuila

El caricaturista político Eduardo "Guayo" Valenzuela sufrió durante la noche del pasado 6 de febrero agresiones cometidas por policías preventivos, que sin motivo real o aparente lo detuvieron, esposaron, golpearon y amenazaron.

Tras las denuncias realizadas en las instancias legales y ante la opinión pública, lejos de corregir las prácticas comunes, las autoridades pusieron en tela de juicio la conducta civil del creador.

Junto a su propuesta plástica, grabados derivados del trabajo comunitario que realizó con jóvenes en zonas marginales donde aún pretende ayudar a encontrar un discurso gráfico alejado de la violencia (le ha dicho a sus muchachos que no se acostumbren a ser golpeados por dibujar en un muro), y que ahora replica en el sistema penitenciario llevando historias cortas de cine a los reclusos en el interior, acompañamos su obra y su actitud de vida.

http://www.milenio.com/cultura/lucha-joderse-pasion-coman-mandado_MILIMA20160307_0083_1.jpg

DISCURSO DE JOSÉ REVUELTAS A LOS PERROS EN EL PARQUE HUNDIDO

Compañeros canes: Aprovecho esta concentración para tomar por asalto la palabra y decirles mi desdén, mi resistencia, mi furia por la vida de perros a que se les ha sometido y que ustedes aceptan sumisamente con una larga, peluda y roñosa cobardía entre las patas (animación en el parque).

Camaradas perros callejeros: ¿Van a continuar luchando unos con otros? ¿Van a rodear el hueso el pobre hueso conquistado, con la cerca de púas del gruñido? ¿Y lanzarse a dentelladas contra el que también vive las manos del hambre cerrándose en su cuello?

Ah mis pinches mis bonitos perros: ¿qué pasó con la táctica? ¿dónde sus olfateos de dialéctica? Cada uno de ustedes ha acabado por ser el ámbito en que sólo las pulgas están organizadas autogestivamente.

Algunos (ya los conozco) pretenden luchar para que el número de Sociedades Protectoras de Animales aumente al mismo ritmo del crecimiento demográfico de los perros. Canallas.

Otros por el mejor trabajo de los veterinarios. Sinvergüenzas. Unos más porque las vacunas antirrábicas se repartan a pasto. Farsantes (murmullos de aprobación).

Camaradas perros: Ustedes lo saben mejor que yo. Lo espío ya en sus ojos: hay que hacer a un lado la perrera egoísta o el árbol por la individuación humedecido.

Desenterrar el hueso colectivo del atreverse. Darle existencia histórica a las fauces y soltar las tarascadas en el número preciso requerido para el triunfo. Yo lo he soñado así.

En mi puño mi fuero interno mis lágrimas clandestinas yo he pensado que llegará un día camaradas en que por fin no sea el perro hombre del perro (ladridos entusiastas).

Mas quiero algo decirles. En esta lucha. En este joderse. En esta pasión no vaya a ser que otros les coman el mandado. No vaya a ser que los perros guardianes.

No vaya a ser que los perros de presa o los perros policía. No vaya a ser que los canes cultivados los que cuelgan su rosal de ladridos en medio de los jardines.

No vaya a ser que los advenedizos los que sólo hasta ahora merodean a sus propias mandíbulas y dientes.

No vaya a ser. No vaya a ser que aquéllos cuando ustedes destruyan este mundo se erijan en los nuevos mandarines chorreantes de colmillos y que ustedes se queden sufriendo nuevamente su existencia de perros (aullidos exaltados).

José guardó silencio. Bajó del montículo que le servía de estrado.

Y una insinuante perra que atravesó la calle le dio en la madre al mitin a la pálida flor de la justicia a la solemnidad del crepúsculo y a la conciencia de clase que fugaz se había encendido en esta efímera concentración de perros callejeros.