Paraliza la CNTE vida cultural en la zona del Monumento a la Revolución

Ante la dificultad de ingresar al circuito, el Museo Nacional de la Revolución suspende su programación conmemorativa del 20 de noviembre.

México

Tras la toma de la plaza de la República por maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), donde se ubica el monumento dedicado a la gesta revolucionaria de 1910, y sus alrededores, los cientos de personas que en años anteriores acudían en esta época al Museo Nacional de la Revolución prácticamente desaparecieron.

El recinto cultural registra una dramática caída en asistencia, pues se ha visto afectado por esta situación al igual que los establecimientos comerciales que se encuentran en la zona
y que reportan pérdidas económicas por más mil 350 millones de pesos.

Édgar Rojano, director del Museo Nacional de la Revolución, ubicado en el corazón de la colonia Tabacalera, explicó que este plantón de la CNTE los ha afectado enormemente, y para ejemplo muestra un botón: en septiembre y octubre de 2012, el recinto recibió 38 mil 842 personas. Este año, en el mismo periodo, apenas acudieron 10 mil 840 visitantes, es decir, se registró una caída del 72.1 por ciento.

“De ahí que se haya tomado la decisión de cancelar las actividades conmemorativas alrededor del 20 de noviembre que está a unos días de celebrarse.”

Las proyecciones no son nada buenas, porque no acude la gente. “El año pasado en noviembre tuvimos 72 mil 788 personas, cantidad que representa un tercio del total de visitantes que recibe cada año el Museo de la Revolución”.

Cancelan visitas guiadas

Las escuelas que llevaban en camiones a sus niños al espacio museográfico han cancelado sus visitas guiadas, debido a que las calles que dan hacia el Monumento a la Revolución están prácticamente  acordonadas —a pesar de la promesa que hiciera la CNTE, este fin de semana, de replegarse hacia la plaza del Monumento a la Revolución—, lo que hace muy difícil llegar hasta la puerta del museo con los niños y las niñas.

Con las más de 900 casas de campaña y lonas por doquier, instaladas desde el pasado 13 de septiembre, caminar por este lugar resulta una odisea, ya que los transeúntes prácticamente se ven obligados a entrar a un mítico laberinto sin salida.

El director del Museo Nacional de la Revolución, invitó al público a acudir al recinto ya que a pesar de las circunstancia, sigue con las puertas abiertas de martes a viernes de 9:00 horas a 17:00 horas; mientras que sábado y domingo el horario de atención es de 9:00 a 18:30 horas.

San Carlos, a 50 por ciento

Una situación similar atraviesa el Museo Nacional de San Carlos, que se localiza a tres calles de Plaza de la República, ya que también reporta un considerable descenso en sus visitas. El informe que ofrece su directora Carmen Gaitán, es que la asistencia ha bajado 50 por ciento.

 “Por desgracia debo decir que sí, me duele en el alma, porque si algo he admirado toda mi vida es el magisterio, porque los maestros son el alma de un país, pero sí debo confesar que la gente no llega al museo, nos ha cancelado en 20 por ciento las visitadas guiadas, y no sólo eso, la asistencia en general, ha disminuido 50 por ciento”.

Relató que el jueves pasado proyectaron Manet: Portraying Life, película que documenta la exposición homónima presentada en abril pasado en la Royal Academy of Arts de Londres, lamentablemente sólo llegaron siete personas.

“La razón es que el público se impacta por la imposibilidad de transitar, siente que la calle está taponada y que no puede circular, por lo que decide no acercarse a la zona”, lamentó Gaitán.

Los horarios de visita al Museo de San Carlos, que se ubica en Puente de Alvarado 50, colonia Tabacalera, son de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

El Teatro Jiménez Rueda, prácticamente sitiado

Saúl Meléndez, subcoordinador Nacional de Teatro del Instituto de Bellas Artes, dijo que el Teatro Jiménez Rueda está prácticamente sitiado, pero funcionando.

Los técnicos tienen que hacer maravillas para poder meter los camiones para descargar los equipos para el montaje de las obras, ya que los maestros con su campamento y sus autobuses, estorban.

“La asistencia al teatro se ha visto muy afectada, porque el público abandona los lugares conflictivos aunque el paso al teatro no está bloqueado, sí se puede pasar entre las carpas, pero con mucha dificultad. La gente tiene que sortear los tendederos”, comentó.

“Lo que es un hecho, es que nosotros no suspenderemos nuestras funciones, no sería justo que los espacios se cerraran y se murieran por este plantón; por eso, lo que estamos haciendo es señalizando y teniendo gente de servicios al público indicando por dónde puede pasar, para llegar al Jiménez Rueda.”

No obstante y a pesar de los esfuerzos, la semanada pasada se suspendió una función de la obra MáquinaHamlet, que venía del Festival Internacional Cervantino.

Al parecer la situación no cambiará ya que la CNTE se niega a abandonar la Plaza de la República para trasladarse a otro lugar donde no se afecten los derechos de la ciudanía.