Paquito D’Rivera: el jazz latino es una realidad

La contribución de músicos como Alberto Socarrás, Machito, Mario Bauzá y otros ha sido grande desde el primer día, dice en entrevista.
Acompañado por una big band, el saxofonista hará un recorrido musical por Latinoamérica.
Acompañado por una big band, el saxofonista hará un recorrido musical por Latinoamérica. (Xavier Quirarte)

México

Si alguien puede hablar con autoridad sobre jazz latino es Paquito D'Rivera, quien ha incorporado en su estilo elementos de diversas culturas de América Latina. El concepto viene desde muy atrás, asegura el saxofonista y clarinetista, "desde que Jelly Roll Morton habló del tinte latino en el jazz (que llamó the spanish tinge)". Eso fue en 1938, pero se refería a sus años de juventud.

En medio del ruido que supone un comedor lleno de músicos después de horas de ensayo, Paquito accede a dar una entrevista que, como es proverbial, va condimentada con chistes que surgen al momento. "Debe haber una bola de cubanos allá atrás porque están hablando a la vez; es el tinte cubano —comenta entre risas y más serio sigue—. Es innegable la contribución de los músicos latinos (a Guillermo Cabrera Infante no le gusta el término, pero es muy práctico). La contribución de gente como Alberto Socarrás, Machito, Mario Bauzá y otros ha sido monumental desde el primer día".

El músico agrega que cada vez es más grande la participación de músicos del sur de la frontera en el jazz, agrega el músico: "Se habla de gente como Michel Camilo, Dave Valentín, Danilo Pérez y tantos otros. El jazz latino es una realidad. Empezó con lo que se llamó jazz afrocubano, que fue el origen de todo. Después se han ido agregando elementos de músicas de otros países, como el tango argentino, el huapango de
México, la bomba y la plena de Puerto Rico, el merengue dominicano y, por supuesto, la maravillosa música brasileña. Hay una forma latinoamericana de tocar jazz".

Desde que salió de Cuba, hace más de tres décadas, Paquito no ha regresado a su tierra. Sin embargo, afirma que "Cuba siempre ha sido un país sumamente musical. A mí no me extraña que vengan saliendo tantos buenos músicos porque ha habido una herencia", dice en referencia al pianista que lo acompaña en esta ocasión.

D'Rivera asegura que se puede hablar "de una pianística cubana. Esa palabra, por cierto, la inventaron los cubanos: pianística ('podría ser también la bongocística', agrega entre risas). Hay una tradición de pianistas cubanos que comienza con Manuel Saumell Robredo e Ignacio Cervantes, aunque antes había más gente. Como en la época de Mozart: había más compositores, no solo Mozart, aunque Mozart es más famoso, ¡y es mejor también!".

D'Rivera está en México para participar en el Festival Clazz Continental Latin Jazz, donde se presentará al frente de una big band el próximo sábado en el teatro Julio Castillo, la que cuenta entre sus filas con Pepe Rivero, una revelación del pianismo cubano.

Rivero cuenta que conoció a Paquito en su casa de Nueva York, con otros amigos, entre quienes estaba alguien a quien llaman El Bola. Sonriendo, le recuerda: "Habías terminado tu libro Mi vida saxual y nos habías dejado un manuscrito para que lo leyéramos, pero El Bola se quedó con él y nunca me lo dio".

Finalmente tocaron juntos en un concierto con Celia Cruz, a quien Bobby Martínez le había organizado una banda, afirma Paquito. "Era un espectáculo llamado Pasión cubana con Celia, Albita, Lucrecia y yo, para tocar en Madrid, Portugal y dos ciudades más. Así comenzó la cosa, luego llegó Óscar Gómez e hizo el Clazz y desde entonces hemos hecho juntos varias cosas. ¡Ya es parte del decorado! De él me gusta una bonita combinación de entrenamiento clásico con las raíces de la música popular y la música cubana, lo que siempre me ha gustado".

La charla deriva hacia el tema de los pianistas con los que ha tocado a lo largo de una carrera que se inició a los siete años. "Yo siempre he tenido suerte para los buenos pianistas: Chucho y Bebo Valdés, Emiliano Salvador, Michel Camilo, Alon Yavnai, las jam sessions con Chick Corea... Parece que Dios me castigó: ¡nunca me dejó tocar el piano! Tengo en mi casa un Steinway encabronado: nadie lo toca, solo el afinador. Ese Steinway lo estrenó Bebo Valdés. Me gusta mucho el piano, pienso que es el rey de los instrumentos. Un día le pregunté a Bebo por qué no formaba una orquesta, y me dijo: 'Yo ya tengo una orquesta'. 'Es una mentira tuya, nunca he oído tu orquesta', le repliqué. 'Tengo 10 músicos', me dijo, y me mostró los 10 dedos de las manos. ¡Si yo fuera pianista, no tendría orquesta, tocaría yo solo!", remata con otra carcajada.

Antes del concierto de Paquito D'Rivera se presentará la pianista Ariadna Castellanos, cuya propuesta de jazz latino incluye el flamenco. El viernes Pepe Rivera estará al frente de su propio proyecto, Pepe Rivero's Touch of Clazz.