Papa rompe protocolos, condena las dictaduras y alaba a las paraguayas

Tras incidente en uno de los eventos, el Vaticano aclaró que Francisco se encuentra bien de salud.
El Papa observa un "performance" presentado por una asociación civil.
El Papa observa un "performance" presentado por una asociación civil. (Ciro Fusco/EFE)

Asunción

El papa Francisco volvió a saltarse el programa oficial al visitar el Colegio y la Iglesia del Cristo Rey para saludar a la comunidad jesuita y un hospital de Paraguay. 

En un día de improvisaciones y actos no programados, antes de regresar a la nunciatura  Francisco se dirigió a este colegio jesuita para saludar a sus miembros y a un centenar de jóvenes que se encontraba en el gimnasio del centro.

Pero esto no fue el único cambio de programa del día, ya que por la mañana visitó de forma imprevista la Fundación San Rafael, una ONG que mantiene un hogar de enfermos terminales.

El pontífice besó a los enfermos  de sida y de cáncer. También entró en una de las habitaciones donde está internado un paciente terminal con una enfermedad que no le permite moverse y que tiene las piernas con gangrena; el Papa lo besó en un pie.

Francisco también exaltó a la mujer paraguaya, a la que llamó “la más gloriosa de América”, y con ello conquistó la emoción de miles de personas congregadas en el santuario mariano de Caacupé, en Paraguay.

Tras su ingreso se dirigió a colocarse las vestiduras litúrgicas y cuando estaba todo listo para su ingreso, se retrasó por varios minutos.

Entonces el obispo de Caacupé, Claudio Giménez, se acercó al micrófono y dijo: “El Papa se emocionó, pero está bien y ya viene con nosotros”.

Luego de cinco minutos Francisco reapareció para iniciar la misa.

Respecto a la salud del Francisco, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, precisó: “Como pudimos ver en la misa, el Papa está muy bien”.

Con más vigor que en la mañana, cuando ofició una misa multitudinaria en el santuario de la Virgen de Caacupé, patrona de Paraguay, el pontífice sostuvo un encuentro con la sociedad civil en el que condenó las ideologías.

 “Las ideologías terminan mal, no sirven, no asumen al pueblo. Por eso, fíjense, en el siglo pasado en qué terminaron: en dictaduras”.

Esta fue la jornada más intensa en Paraguay, cuyo viaje terminará hoy con una visita al barrio del Bañado norte, con una misa multitudinaria en Ñu Guazu y el encuentro con los jóvenes en Costanera.

Las autoridades de Paraguay pidieron a los asistentes a ésta misa que lleven botas y tengan,  ya que en el lugar abundan las víboras.

Por otro lado, se informó que la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, partió ayer hacia Asunción para participar en la misa multitudinaria del pontífice.

La mandataria argentina tiene previsto su regreso a Buenos Aires después al fin de la ceremonia religiosa.

Francisco pone fin hoy a una gira sudamericana que lo llevó a dar un recorrido por Ecuador, Bolivia y Paraguay.