El Papa malinterpretó el "big bang": experto

Un físico especializado en cosmología y física de partículas elementales opina que, al involucrar a Dios con la ciencia, Francisco afirmó algo sin evidencia.
Lawrence Krauss, junto con Stephen Hawking, dio testimonio como ateo en la película "Los no creyentes".
Lawrence Krauss, junto con Stephen Hawking, dio testimonio como ateo en la película "Los no creyentes". (Andrés Lobato)

Puebla

Lawrence Krauss, un reconocido físico teórico a escala global con más de 300 artículos científicos, comentó en la Ciudad de las Ideas 2014, que el Papa “se equivocó” al interpretar el big bang.

El 27 de octubre el pontífice dijo que esa teoría “no se contradice con la intervención de Dios, sino que la exige” y que “el principio del mundo no es obra del caos, sino que deriva directamente de un poder supremo creador del amor”.

Al preguntar a Krauss qué opinaba de esa declaración y de la adaptación de la Igleisia a la ciencia, dijo que es bueno que ésta haya aceptado la teoría de la evolución.

Sin embargo, dijo a MILENIO, Francisco se equivocó, pues “si oyes bien lo que dijo, y desafortunadamente yo lo escuché, dice que el big bang está bien, pero que fue Dios quien puso la evolución en movimiento; esa afirmación no tiene evidencia que la sostenga.

“Dios es una hipótesis innecesaria, la ciencia nos ha explicado más cómo funciona el mundo y las religiones son cada vez más irrelevantes; entonces, yo creo que el Papa se ha dado cuenta de que para ser relevante tiene que adherirse a la ciencia”, opinó.

“Sería ridículo negar que la ciencia tiene antecedentes en la religión y la filosofía, pero ha crecido afuera de ellas, y más allá de ellas”, dijo en el evento que reúne a 70 mentes brillantes del mundo en Puebla.

Persecusiones ideológicas

Al preguntarle por qué apoya el ateísmo, Krauss contestó: “Yo no promuevo el ateísmo, lo que quiero es que la gente se cuestione, porque yo no acepto creer en algo sin tener evidencias; si basamos nuestras vidas en mitos y cuentos de hadas, vamos a propiciar acciones irracionales”, afirmó.

El físico señaló que lo más sorprendente de esa irracionalidad es que en pleno siglo XXI haya países que hacen políticas como castigar a los gays con la pena de muerte.

“Está demostrado que 10 por ciento de la población de especies de mamíferos tiene relaciones homosexuales, incluso hay ovejas que tienen parejas estables del mismo sexo, eso no es antinatural, es algo perfectamente natural; por eso, deberíamos basar nuestras políticas en la ciencia”, recalcó.

Krauss fue uno de los que dio su testimonio en una película titulada The Unbelievers (Los no creyentes) en la que se ve cómo el científico evolutista Richard Dawkins viaja alrededor del mundo hablando de la ciencia y la razón.

El filme, lanzado hace un año, contiene varios testimonios de ateos famosos, desde científicos como Stephen Hawking, hasta cineastas como Woody Allen.

Al preguntar a Krauss cuál era su intención al participar en ese trabajo, contestó: “Yo no quiero abolir ningún sistema de creencias ni quiero decirle a la gente en qué creer, solo le pido que cuestione, que sea escéptica”.

La ciencia nos une

Desde el punto de vista del físico, “es un problema que las personas crean que es cierto lo que plantean libros escritos hace miles de años; lo triste para mí es que mucha gente en el mundo está cegada hacia la realidad por su religión, en vez de aceptar las maravillas del universo”, comentó.

Una muestra de ello, aseguró, es que “la ciencia demostró que el universo tiene casi 14 mil millones de años y hay fanáticos que dicen: ‘eso no puede ser cierto, porque mi libro dice que tiene 6 mil años’. Eso es tan triste, es como si dijera que la distancia que hay de costa a costa en Estados Unidos es de 17 pies, simplemente resulta ridículo”.

Un ejemplo de cómo la ciencia une a la gente con buenos propósitos, según Krauss, es el caso del CERN (Centro Europeo de Investigación Nuclear), donde investigadores de todo el mundo cooperan.

“Físicos de México y de Estados Unidos ayudaron a construir los detectores, a pesar de que sus países no son miembros del proyecto; ese es un ejemplo de cómo deberían ser las cosas”, comentó.

“Es asombroso pensar que físicos de más de 100 países, que hablan distintos idiomas y practican diversas religiones, puedan trabajar juntos. Eso es algo que tiene la ciencia, junta a la gente mientras que la religión tiende a separarla, y el Gran Colisionador de Hadrones es un excelente ejemplo de ello”, concluyó.

El pontífice pide derribar todos los muros

El Papa expresó ayer su deseo de que sean derribados “todos los muros que aún dividen el mundo”, el mismo día en el que Berlín conmemoró el 25 aniversario de la caída del que dividió la ciudad durante 28 años.

“El 9 de noviembre de 1989 caía el muro de Berlín, que por tanto tiempo partió en dos la ciudad y que fue el símbolo de la división ideológica de Europa y del mundo”, recordó el Papa tras el rezo del Ángelus dominical.

Bergoglio abogó por una “cultura del encuentro” capaz a su juicio de “hacer caer todos los muros que aún dividen el mundo” y que impida que “personas inocentes sean perseguidas e incluso asesinadas a causa de sus creencias. “Donde hay muros, hay corazones cerrados: hacen falta puentes, no muros”, sentenció desde la ventana del apartamento pontificio.

Francisco también afirmó que el polaco Karol Wojtyla, cuando era pontífice, tuvo un “papel protagonista” en los acontecimientos que derivaron en ese hecho histórico. “La caída del muro se produjo de improviso, pero fue posible gracias al largo y extenuante compromiso de tantas personas que lucharon, rezaron y sufrieron para que ocurriera (...) Entre ellos, un papel importante tuvo Juan Pablo II”, aseguró.

(EFE/Ciudad del Vaticano)