Papa designa al cardenal Norberto Rivera miembro del Consejo de Economía

La sede papal informó que el mexicano fue nombrado junto con siete purpurados de todo el mundo, además de igual número de laicos especialistas en la materia.
El arzobispo de la Ciudad de México también forma parte de la Pontificia Comisión para América Latina.
El arzobispo de la Ciudad de México también forma parte de la Pontificia Comisión para América Latina. (Claudia Guadarrama)

México

El papa Francisco designó al cardenal Norberto Rivera Carrera integrante del Consejo de Economía, el cual se encargara de establecer las políticas financieras y administrativas del Vaticano. Ésta es la segunda ratificación que recibe el purpurado mexicano, ya que en enero pasado lo confirmaron como miembro a la Pontificia Comisión para América Latina (CAL).

La sede papal informó que Rivera Carrera integra este Consejo junto con otros siete purpurados de diversas nacionalidades, más otros siete laicos especialistas en materia de economía.

El Papa creó el Consejo de Economía por decreto el 24 de febrero y sustituirá a un grupo de trabajo de 15
cardenales que se ocupaban de  los “problemas organizativos” de la sede apostólica, pero que no tenía una autoridad real.

Este dependerá directamente del Papa y sus directivas serán puestas en práctica por la Secretaría de Economía, un nuevo “ministerio” de la sede papal que concentrará todas las funciones en la materia.

Las relaciones entre el Consejo y la secretaría serán definidas en un estatuto que en breve se redactará.
No obstante, la sala de prensa vaticana anticipó que el primero tendrá una “propia autoridad de acción” y no será solo un mero órgano consultivo.

Desde el inicio de su pontificado, el papa Francisco tomó medidas para modificar el manejo económico en el Vaticano, entre ellas designar a una comisión especial de investigación para indagar las actividades económicas y la situación jurídica del Banco Vaticano involucrado durante décadas en escándalos por sospechas de lavado de dinero.

Sobre el Consejo, el director de la oficina de prensa de la sede papal, Federico Lombardi, señaló, en Radio Vaticano, que el hecho de que "los miembros nombrados para el Consejo provengan de diversas áreas geográficas refleja, como pedía el Motu proprio Fidelis dispensator et prudens, la universidad de la Iglesia.

La constitución del Consejo para  la Economía es un paso clave hacia la consolidación de las actuales estructuras de gestión del Vaticano, con el fin de mejorar la coordinación y la vigilancia sobre los asuntos económicos–administrativos.

El Consejo y funciona y su primer encuentro será en mayo.

Además de Rivera Carrera, fue designado el arzobispo de Lima, Perú, Juan Luis Cipriani Thorne.

Los otros seis que serán miembros del Consejo durante cinco años, son el alemán Reinhard Marx, el estadunidense Daniel DiNardo, el sudafricano Wilfrid Napier, el francés Jean Pierre Ricard, el obispo de Hong Kong John Tong Hon y el vicario general de Roma, Agostino Vallini.

Los siete laicos son Joseph F.X. Zahra, ex director del Banco Central maltés, el francés Jean Baptiste de Franssu, el norteamericano John F. Kyle, el ex ministro de Finanzas de Singapur George Yeo y el alemán Jochen Messemer, así como el economista español Enrique Llano Cueto, y Francesco Vermiglio, docente de la universidad de Mesina, Sicilia.

Tanto Norberto Rivera como Juan Luis Cipriani ya formaban parte de la Comisión Pontificia para la Organización de la Estructura Económica-Administrativa de la sede papal, creada por el pontífice en 2013 y que ha sido sustituida por este nuevo organismo.

Al igual que los arzobispos de Durban, Burdeos, Hong Kong y el vicario general del papa en Roma, Agostino Vallini.

OTROS CARGOS

El enero pasado la sede apostólica ratificó a Rivera Carrera miembro a de la CAL, órgano de la curia romana que estudia los problemas de la vida católica, de la defensa de la fe y de la difusión de la doctrina en la región.

También ratificó como presidente de la CAL al cardenal canadiense Marc Ouellet y como secretario al profesor Guzmán Carriquiry. También confirmó a dos arzobispos mexicanos Emilio Berlie Belanzaurán, de Mérida, y el arzobispo emérito José Guadalupe Martín Rábago.

La CAL fue creada en 1958 y tiene como función primordial “aconsejar y ayudar a las Iglesias particulares en América Latina”.

Además, supervisa los trabajos, coordina y apoya el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).

En la biografía del cardenal Norberto Rivera Carrera, publicada en la web de la Arquidiócesis de México, se menciona que dentro de la curia romana, desde el 1 de marzo de 1998, fue nombrado por Juan Pablo II miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y del Comité de presidencia del Consejo Pontificio para la Familia.