CRÓNICA | POR PEDRO ALONSO

Pan de muerto en Hueyatzacoalco, una tradición y alimento espiritual

El pan de muerto es un aliemto espiritual, dentro de un ritual religioso

La elaboración del pan de muerto inicia el 28 de octubre. Las familias de Santa Catarina, realizan la preparación para colocarla en la ofrenda

San Martín Texmeluca, Puebla

Comer muertos es para el mexicano un verdadero placer.Se considera la antropofagia de pan y azúcar.
Luis Curiel

El pan de muerto, igual la Rosca de Reyes o los tamales del día de la Candelaria, además de ser una tradición que sigue viva en la cultura de nuestro país, son el alimento espiritual, dentro de un ritual religioso.

El pan como un símbolo religioso, está en el matzoh en la pascua judía; en el rito de bienvenida de los pueblos eslavos involucra el pan... en el ritual de la eucaristía se encuentra el pan que, por las palabras de Cristo y por la invocación del Espíritu Santo, se convierte en el Cuerpo de Jesús.

EL ORIGEN DE LAS HOJALDRAS

Se cuenta que con la llegada de los conquistadores, uno de los horrores que encontraron, fue la de sacrificar una doncella, en la que tras extraerle el corazón, aun latiendo, lo colocaban en una olla con amaranto, y posteriormente, el sacerdote le daba una mordida en señal de agradecimiento.

Así, para acabar con esta "idolatría", "cosa del demonio", ya que la única carne que se puede comer es "el cuerpo y sangre de Cristo", los religiosos, optaron por realizar pan en forma de corazón, bañado de azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella.

Por lo que, en la Hojaldra, además de representar el corazón; la bolita, simboliza el cráneo; y las canillas, dan forma de huesitos, la sangre se forma, con la yema del huevo, que al hornéalo le da ese tono rojizo.

ELABORACIÓN DEL PAN EN HUEYATZACOALCO

La elaboración del pan de muerto, inicia el 28 de octubre; las familias de la junta auxiliar de Santa Catarina Hueyatzacoalco, en el municipio de San Martín Texmelucan, que tuvieron un familiar que murió durante el año, realizan la preparación, para así colocarlo en la ofrenda.

En la Hojaldra, además de representar el corazón; la bolita, simboliza el cráneo; y las canillas, dan forma de huesitos, la sangre se forma, con la yema del huevo

Cada familia tiene su secreto en la preparación de la masa, además de los ingredientes, de la harina, la mantequilla, manteca, canela, huevo, jugo de naranja y ajonjolí; algunos sustituyen la levadura por el pulque, pues también sirve para fermentar, y agua hervida con el cuerno de calabaza y del anís para amasar.

Ya cuando este la masa los niños utilizan su imaginación para realizar muñecos, caballos, vacas, lo que su imaginación le permita al moldear la masa. Así la destreza de algunos adultos realizan, por ejemplo, unas canastas con sus flores.

Mientras se amasa y se hace el pan, se calienta el horno, utilizan la leña que con anterioridad pusieron a secar, con el fin de que arda y caliente muy bien el horno.

Para iniciar a hornear el pan, se colocan dos o tres panes, para medir la temperatura del cielo y del piso; existe la creencia, que cuando es nuevo el horno, hay que dejar quemar los primeros, con el fin de darle de comer al horno, y con ello permita que los próximos panes, ya no se quemen.

Cabe señalar que el pan de sal, lo barnizan con la yema del huevo y le espolvorean la azúcar roja, tal y como los primeros misioneros lo hicieron, para simular la sangres; al pan de azúcar se sustituye la azúcar roja por el ajonjolí.

Finalmente, tras el horneado el pan es colocado en las ofrendas para que los difuntos, lleguen a disfrutar de ese pan, elaborado de la receta que les heredaron a sus hijos y nietos.