Paleontólogos recuperan 50 vértebras de dinosaurio

El descubrimiento en el ejido Guadalupe Alamitos, municipio de General Cepeda, de la cola de 5 metros de largo y 50 vértebras de un hadrasaurio, confirma a Coahuila como Tierra de Dinosaurios.
Luego de 20 días de trabajar en el desierto de 
Coahuila, paleontólogos recuperaron 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio que se ha descubierto en México.
Luego de 20 días de trabajar en el desierto de Coahuila, paleontólogos recuperaron 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio que se ha descubierto en México. (Mauricio Marat)

Torreón

El descubrimiento, en el ejido Guadalupe Alamitos, municipio de General Cepeda, de la cola de 5 metros de largo y 50 vértebras, de un hadrasaurio, confirma a Coahuila como Tierra de Dinosaurios.

Arturo Méndez, subdirector de atención a medios de comunicación del Instituto Nacional de Antropología e Historia, dijo que se trata de la única cola articulada de este tipo de ejemplares, que hasta el momento se ha descubierto en México.

Las 50 vértebras excavadas se hallan unidas y alcanzan cinco metros de longitud.

Por las características de los huesos recuperados, es posible definir que se trata de los restos de un hadrosaurio o pico de pato con cresta , nombrado científicamente como Lambeosaurino , no es posible especificar la especie porque se necesita encontrar más huesos.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Luego de 20 días de trabajar en el ejido Guadalupe Alamitos, Municipio de General Cepeda, paleontólogos INAH y la UNAM, con apoyo del Ayuntamiento local, recuperaron 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio que hasta el momento se ha descubierto en México.

De manera muy lenta para no romper lo que la naturaleza mantuvo intacto desde hace 72 millones de años, los paleontólogos quitaron la roca sedimentaria que cubría las vértebras del animal y descubrieron el esqueleto de una larga cola de hadrosaurio .

Méndez agregó que además del esqueleto de la cola, en los 20 días que lleva la excavación se han recuperado huesos largos y de la cadera.

Estos datos fueron proporcionados por la paleontóloga del Centro INAH-Coahuila, Felisa Aguilar, quien dirige la excavación con René Hernández, de la UNAM.

La especialista explicó que la cola equivale a la mitad del esqueleto del hadrosaurio, cuya longitud total se calcula en 12 metros.

La recuperación de este esqueleto es de gran importancia para la paleontología mexicana, porque es muy raro encontrar este tipo de ejemplares con la mayoría de sus huesos unidos.

Otro integrante del equipo de trabajo, el paleontólogo Ángel Ramírez, dijo que “para el estudio biológico de los dinosaurios, este hallazgo es importante porque vamos a tener una secuencia que permitirá conocer las características de las vértebras.

Se observa cómo se van diferenciando en tamaño dependiendo de su posición en la columna vertebral”.

Ramírez subrayó que “muestra el espacio donde se hallaba el tejido cartilaginoso entre vértebras, lo que ayudaría a estudios de biomecánica de la cola”.

Felisa Aguilar destacó que en el lugar de la excavación se han encontrado otras partes del esqueleto, entre éstas los huesos de las extremidades, y piensan que debajo de la cola está el resto del ejemplar.

El esqueleto fue hallado por José y Rodolfo López Espinoza, a principios de mayo de 2005.

En junio de 2012 fue reportado al INAH, y luego de una inspección para corroborar el hallazgo, se procedió a elaborar el proyecto de rescate.

El rescate se lleva a cabo con apoyo del gobierno municipal de General Cepeda, a través del edil José Guadalupe Sánchez Rangel, quien cedió un espacio del ayuntamiento para acondicionar el laboratorio.




Claves


Más datos


Mientras se van liberando los materiales se revisa el contexto: la orientación de los restos fósiles y el tipo de sedimento que compone cada estrato que circunda los vestigios a excavar.


El hadrosaurio se descubrió a 15 kilómetros del sitio Las Águilas y a 20 kilómetros de Rincón Colorado, que son los más importantes yacimientos paleontológicos de Coahuila.


En el salvamento participan también el biólogo José Luis Gudiño, el M. C. René Hernández, José López Espinoza y la artista plástica Marisol Lara, colaboradores del INAH Coahuila