INAH alerta del deterioro de “tesoros” en la PVC

La Preparatoria Venustiano Carranza conserva el museo “Magdalena Mondragón” y debido a la falta de mantenimiento, el instituto ha protegido telares y un perrito momia.

Torreón, Coahuila

La escuela de Bachilleres Venustiano Carranza, de la ciudad de Torreón, posee un museo denominado "Magdalena Mondragón", lugar único en su tipo en toda la región.

El cual cuenta con piezas arqueológicas históricas y algunas contemporáneas, como vasijas, óleos, esculturas, muebles, fósiles, dientes, esqueletos, dijes, textiles, entre otras cosas.

El museo aún cuenta con muebles y obras que pertenecían a la escritora Magdalena Mondragón.

Debido a la falta de mantenimiento, por el desconocimiento y por la insuficiencia de recursos económicos de la Institución educativa, las piezas se encontraban en situaciones descuidadas, por lo que gran parte de ellas tuvieron que ser resguardadas por el INAH.

"Estamos hablando que La escuela de Bachilleres Venustiano Carranza, contaba con la colección arqueológica más importante del norte del país, perteneciente a la Cueva de la Candelaria", compartió José Francisco Aguilar Moreno, Delegado del INAH en el Estado.

Aguilar Moreno, comentó que las piezas fueron resguardadas por el INAH, entre ellas telares y un Perrito Momia, los que actualmente se encuentran en INAH México DF y el Museo Regional de La Laguna.

El Delegado del INAH, informó que en estas condiciones pudieran estar muchas colecciones en diversos sitios de la localidad  “la idea es detectarlas y recuperar aquellas que se encuentran en mal estado, para restaurarlas".

Cabe destacar que aún así el museo "Magdalena Mondragón", continúa con un gran número de piezas en ese Estado.

"Por falta de recursos para su mantenimiento, la exhibición se encuentra entre rejas. Además de que tiene un tipo de moho que puede causar enfermedades", según declaró Agustín Rojas, Secretario Administrativo de la escuela de Bachilleres Venustiano Carranza.

"El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ya tiene conocimiento de este suceso, en el año 2013, se llevaron un aproximado de 35 mil piezas para su rescate, pero hay un número de piezas que desde esa fecha continúan ahí, bajo llave", compartió Agustín Rojas. 

Un lugar con piezas tan relevantes que no puede ser visitado por estudiantes y por el público en general, debido a sus condiciones.

"Hasta ahorita la única indicación que tenemos es que todo lo que está en la escuela de Bachilleres, incluyendo el museo, será trasladado a un nuevo edificio en donde será reubicada la institución”, indicó.

El museo aún cuenta con muebles y obras que pertenecían a la escritora Magdalena Mondragón.

"La escuela en este caso no ha tenido la capacidad económica para poder intervenir en el mantenimiento de piezas de esta naturaleza", compartió el Secretario Administrativo.

"Sabemos que en el caso de las piezas arqueológicas son patrimonio de la nación y el INAH es la autoridad. Además si las van preservar mucho mejor que estén en sus manos", aseguró Rojas.

La anterior administración de la institución, terminó por ceder gran parte de la colección la que actualmente está bajo el resguardo del INAH.

Es de destacar que el museo "Magdalena Mondragón", tiene una antigüedad de más de 40 años, fundado por el profesor Wenceslao Rodríguez, "Chelayito".

"El museo no está en exhibición no porque no queramos. Sabemos de la importancia de sus piezas. Quisiéramos poder exhibirlas a nuestro alumnado, para que conozcan de esto, simplemente a final de cuentas pues no podemos hacerlo", aseguró Agustín Rojas.

Por su parte El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) del Estado de Coahuila, a cargo de José Francisco Aguilar Moreno, explicó que el Instituto cuenta con un registro de las piezas en estos lugares, ya sean tanto en museos e Instituciones educativas.

"La escuela de Bachilleres Venustiano Carranza, tenía una colección del tamaño de la Cueva de la Candelaria, sitio que detonó la arqueología del Norte del País", añadió.

"Nosotros visitamos la escuela de Bachilleres entre el año 2012- 2013, con el anterior rector, hicimos una inspección de dicho museo, acudimos porque estaba en muy malas condiciones", compartió Francisco Aguilar Moreno.

Dijo que la anterior administración de la institución, terminó por ceder gran parte de la colección la que actualmente está bajo el resguardo del INAH a nivel nacional.

"Afortunadamente entró en un proyecto denominado Coordinador Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, coordinado por el INAH. Se hizo el registro, los trámites y el traslado de todas las piezas”, puntualizó.

Dio como ejemplo el "Perrito Momia", que están por hacerle pruebas de resonancia magnética para conocer su edad.

“En el caso de las piezas del Bachiller Venustiano Carranza, que fueron resguardadas por el INAH, son  piezas que podemos prestar a la institución siempre y cuando cuente con las condiciones indispensables”, finalizó  Aguilar Moreno.