La PGR destruirá 93 esculturas "pirata"

El próximo jueves destrozará las piezas que aseguró el año pasado; con los restos los artistas realizarán una pieza para defender la legalidad.
Jorge Marín, uno de los creadores a quienes les han atribuido varias obras de manera ilícita.
Jorge Marín, uno de los creadores a quienes les han atribuido varias obras de manera ilícita. (Jesús Quintanar)

México

La Procuraduría General de la República (PGR) destruirá 93 esculturas apócrifas que decomisó el año pasado, obras que fueron atribuidas ilegalmente a diversos escultores —entre ellos Jorge y Javier Marín—, tras una denuncia de la Fundación Marín. La acción la realizará el próximo jueves 14 de abril, según anunció Arturo Ancona García-López, titular de la Unidad Especializada en Investigaciones de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial, tras participar en el foro Derechos de Autor en la Creación Artística organizado en la Escuela Libre de Derecho.

“La próxima semana tendremos un evento muy importante para la PGR, porque de las 93 esculturas que logramos asegurar, algunas de ellas de grandes dimensiones, de cerca de 2 o 3 metros de altura, las vamos a destruir. Esto es uno más de los ejemplos de la transparencia y rendición de cuentas que pretende la actual administración para que la sociedad sepa que el destino de estas obras siempre será la destrucción en colaboración”, detalló.

En representación de Arely Gómez, titular de la PGR, Ancona García-López indicó que la institución tiene sus propios mecanismos para destruir esas piezas, y que lo hará con el Sistema de Control y Enajenación de Bienes, dentro de sus instalaciones que se localizan en la colonia Vallejo.

Una esfera

Pero el asunto no terminará con la destrucción de las 93 obras apócrifas, sino que con sus materiales algunos de los creadores afectados realizarán una gran escultura, con la finalidad de representar artísticamente su lucha contra el delito de la piratería, dijo a MILENIO el artista Jorge Marín, principal impulsor de este foro.

“Hay un proyecto para construir, con todo el material que resulte del desecho, una obra para recordar y fortalecer la lucha para hacer válidos los derechos de autor. La haremos en comunidad, y será una obra que diseñaremos en conjunto algunos de los artistas afectados. Hay obra decomisada de Javier Marín, Rafael Coronel, Fernando Andriacci, Leonora Carrington y Fernando Botero”.

Jorge Marín dijo que esa escultura la piensan colocar en un espacio público, justamente para que quede constancia de que se deben hacer valer los derechos de autor y, por ende, respetar la autoría intelectual de los artistas.

“Hemos pensado en hacer una estructura geométrica que construiremos con los pedazos de las piezas decomisadas que se destrozarán con una maquinaria, y con esos restos diseñaremos una simple esfera, que representará la unión, empeño y lucha de todos los artistas en contra de un acto ilegal”.

Al foro organizado por Adriana López González, maestra en Propiedad Intelectual de la Escuela Libre de Derecho, acudieron entre otras personalidades Jesús Parets Gómez, director de Registro Público del Derecho de Autor; Miguel Ángel Margáin González, director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, y Bernando Herrerías, presidente de la Asociación Mexicana para la Protección de la Protección
de la Propiedad Intelectual.

Algo novedoso

Ancona García-López recordó que el año pasado la PGR inició las averiguaciones correspondientes, y una de ellas dio resultados satisfactorios, ya que al emprender la investigación dieron con el lugar donde realizaban las falsificaciones. Realizaron el aseguramiento y la detención de la persona responsable, así como la consignación ante un juez federal.

“Realmente la instrucción que tenemos por parte de la procuradora general de la República, Arely Gómez González, es que sigamos promoviendo, entre los escultores y creadores mexicanos, que queremos trabajar de la mano con ellos. Es algo novedoso y que estamos haciendo con muchos interés”.

La finalidad es que los creadores puedan estar seguros de que este delito se perseguirá y que su obra no continuará siendo falsificada. Entre otras acciones, se difundió el documental sobre el decomiso de las obras reproducidas ilícitamente, realizado por la PGR el año pasado.

El nuevo sistema de justicia penal, aseguró, está cambiando: transitó a un modelo de justicia penal acusatorio, es decir, se otorgan nuevas herramientas para que los titulares de derechos puedan celebrar acuerdos reparatorios del daño frente al Ministerio Público (que es el investigador) con el responsable del delito, según lo señala el nuevo Código Nacional de Procedimiento Penales.