Otorgan a Eduardo Lizalde el premio Federico García Lorca

El mexicano, según el jurado, “un poeta excéntrico que no sigue una pauta establecida”; sus registros van de la épica al simbolismo.
El autor de "El tigre en casa".
El autor de "El tigre en casa". (Sáshenka Gutiérrez/EFE)

Madrid

El poeta Eduardo Lizalde (Ciudad de México, 1929) ganó el décimo Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca. El jurado lo calificó como “un poeta excéntrico” en cuanto a que “no sigue una pauta establecida”.

El premio tiene por objeto reconocer el conjunto de la obra poética de un autor vivo que, por su valor literario, constituya una aportación relevante al patrimonio cultural de la literatura hispánica. Está dotado de 30 mil euros.

Fue el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, quien dio a conocer el fallo del premio al que optaban 44 candidatos de América Latina y España; destacó que Lizalde resalta por “su variedad de registros”, que van desde la poesía épica de sus principios, plasmada especialmente en la obra La mala hora (1956), hasta el simbolismo reflejado en libros como El tigre en la casa (1970).

La representante de la Casa de América en el jurado, Julia Escobar, mencionó la fascinación de Lizalde por la figura del tigre, muy recurrente en su obra poética, escrita en este sentido bajo la influencia de William Blake y Jorge Luis Borges, pero también por sus lecturas infantiles de ciertas narraciones de Salgari y Kipling.

Añadió que la de Lizalde es una “voz muy personal” y muy “original”. Escobar también reconoció la “enorme alegría” que supone para Casa de América que este poeta y académico mexicano fuera galardonado con dicho premio.

La decisión del jurado fue una de las más largas que se recuerden, y se hizo pública después de un largo debate. Lizalde fue avisado a través de un correo electrónico debido a la diferencia horaria entre España y México. Horas más tarde, se dio a conocer que el alcalde de Granada habló con el poeta para darle la enhorabuena.

Lizalde desarrolló su interés por la literatura a temprana edad, y comenzó a publicar pequeños poemas a los 18 años, en 1948. Estudió en la Escuela Superior de Música e hizo la carrera de Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; a los 27 años publicó su primer libro de poemas, La mala hora.

Tras unas breves incursiones en la política y de ser cofundador del movimiento llamado poeticismo, emprendió una tenaz carrera en solitario, a lo largo de la cual pudo dar a conocer una voz poética muy personal, caracterizada por su desbordada ironía y por la constante utilización de los recursos coloquiales del lenguaje, detrás de los cuales se adivina una estudiada labor de creación.

Respecto al contenido de su obra, Lizalde recurre a una marcada utilización del ritmo y a una generosa dosificación de la metáfora para lograr la densa dimensión lírica que llega a alcanzar su poesía, casi siempre cercana, por su brevedad aguda y sentenciosa, al ámbito en que impera el aforismo.