'La vorágine': relatos de Colombia convertidos en arte

En la exposición colectiva de la galería OMR participan 12 artistas colombianos interesados en el ejercicio narrativo a través de la práctica artística.
'Darwin', de Juan Manuel Echavarría
'Darwin', de Juan Manuel Echavarría

México

Un conjunto de cerdos se amontona alrededor de un posible alimento. Un árbol crece en el piso de tierra lleno de escombro y al fondo, sobre un muro atacado por la humedad, se aprecia lo que alguna vez fue un pizarrón. La obra de Juan Manuel Echavarría (1947) fue hecha en el campo colombiano, en una de las tantas escuelas rurales abandonadas a causa de la expulsión de comunidades enteras por grupos paramilitares.

La foto en movimiento, bautizada por su autor como Darwin, pertenece a la serie Silencios. Y también forma parte de la exposición colectiva La Vorágine, en la Galería OMR, que a partir de este viernes mostrará el trabajo de doce artistas contemporáneos nacidos en Colombia.


(Cosecha, de Carlos Castro)

Algunos son creadores de larga trayectoria, como José Alejandro Restrepo (1959), Delcy Morelos (1961) o el propio Echevarría. Otros son artistas emergentes que comienzan a hacerse un hueco en la escena colombiana del arte, como Fernando Pareja (1979) y Leidy Chávez (1984). También participan Fredy Alzate, Carlos Castro, Juan Fernando Herrán, José Horacio Martínez, John Mario Ortiz, Abel Rodríguez y Adriana Salazar.

Los videos, pinturas, instalaciones, objetos y dibujos comparten el interés de sus autores por el ejercicio narrativo. Son obras que cuentan relatos diversos de un territorio que, como muchos países latinoamericanos, experimentan un constante estado de crisis.

Están, por ejemplo, los dibujos y pinturas de Abel Rodríguez (1941), un sabio indígena del pueblo Nonuya que es un gran conocedor de las plantas de la cuenca del Amazonas. Se convirtió en artista en los años 90, cuando su familia se vio obligada a abandonar su tierra natal en medio del conflicto armado. Rodríguez consideró necesario iniciar un registro gráfico de la biodiversidad de la selva y su trabajo lo hizo merecedor del Premio Príncipe Claus en 2014.

(Vanitas, de José Alejandro Restrepo)

La exposición, dice su curador Oscar Roldán-Alzate, “podría ser catalogada como una serie de capítulos que en conjunto forman una novela sobre la Colombia del siglo XXI”. Su título hace referencia a una novela que se considera un clásico en la literatura moderna en ese país.

La Vorágine (1924) de José Eustasio Rivera, es como una novela insigne para nosotros”, explica Roldán-Alzate, ex curador jefe del Museo de Arte Moderno de Medellín y actual profesor de la Universidad de Antioquia. Es tan conocida, continúa el curador, que incluso modificó el significado de la palabra: "vorágine en el imaginario colombiano es sinónimo de la selva, del lugar donde están la fieras, los forajidos y las guerrillas”.

A Roldán le interesa esa capacidad del arte, y particularmente de la narrativa, para cambiar los significados. Y por eso eligió a doce artistas para narrar algunas de las historias que suceden en su país: la muerte por violencia, los sicarios de Medellín, la taxonomía de las plantas, la minería ilegal. Relatos de la Colombia contemporánea convertidos en arte.

(Obra de Fernando Pareja y Leidy Chávez)