La Orquesta Típica celebra sus 35 años

Como festejo, prepara un concierto gratuito en el Foro de Arte y Cultura.
Al paso del tiempo sólo quedan dos de sus fundadores, la agrupación ha sido renovada casi en su totalidad
Al paso del tiempo sólo quedan dos de sus fundadores, la agrupación ha sido renovada casi en su totalidad (Cortesía)

Guadalajara

La Orquesta Típica de Guadalajara llega a sus 35 años con sólo dos de sus fundadores y con un número de integrantes reducido a la mitad. Lo único que no ha cambiado a través del tiempo es la situación laboral de quienes le dan vida. Es de las agrupaciones que dependen de la Secretaría de Cultura de Jalisco (SC), en la que los músicos sólo cuentan con un contrato anual por honorarios, sin prestaciones.

Pese a este panorama, Ramón Becerra, violonchelista y directorde la agrupación desde hace cuatro años comenta que hay motivos de gozo para celebrar: “Como en el ciclo de la vida de todas las personas, que hay aniversario de bodas de plata o de oro, 35 años se dice poco pero son muchos y no pueden pasar desapercibidos. Fue un 14 de agosto de 1979 cuando esta agrupación tuvo su primer ensayo no oficial, y el oficial un 15, así que estamos de fiesta”, dice el músico y agrega que otro motivo de festejo es la permanencia del colectivo a pesar de los períodos de crisis. “La agrupación se ha mantenido gracias a la voluntad de las autoridades que no la han desaparecido”, dice Becerra.

El colectivo, que los miércoles y viernes de manera fija se apropia del kiosco de Plaza de Armas en punto de las 18:30 para recrear un mosaico de música diferente en cada sesión, toda extraída de sus cerca de 200 partituras que componen su acervo, cambia este domingo de sede y como se encuentra de manteles largos

dará un concierto gratuito en el Foro de Arte y Cultura. “Va a ser un homenaje especial de reconocimiento a los músicos Luis Núñez, Cirilo Santana y Pedro Macías, quienes además de formar parte de la agrupación y dirigirla compusieron piezas e hicieron muchos arreglos en su momento”, dice Becerra, respecto a sus colegas.

El músico narra que en un principio esta orquesta, que a diferencia de una orquesta sinfónica cuenta como particularidad con instrumentos como el salterio, bandolones, mandolinas, guitarras, marimba, vihuela y percusión, además de la sección de metales, maderas y cuerdas, se componía de 58 integrantes que poco a poco, “se fueron muriendo, o se fueron saliendo porque ya no podían tocar su instrumento debido a la edad con la que contaban. Ahora tenemos una orquesta totalmente renovada”.

El director dice que en los últimos meses trabajan en la posibilidad de que la situación laboral de los músicos cambie, “no hay nada en concreto, estamos en pláticas, no me han dicho que no, ni tampoco que sí, pero creo que la relación con autoridades es buena y estamos en un buen momento para darle una estabilidad a la orquesta”.

La cita para disfrutar del concierto de aniversario de la Orquesta Típica de Guadalajara es este domingo 17 a las 18:00 horas en el Foro de Arte y Cultura que se encuentra en avenida Prolongación Alcalde 1451. La entrada es libre. 

Tradición viva

La Orquesta Típica de Guadalajara, recrea en su mayoría temas populares del siglo XIX hasta la actualidad gracias a algunos de sus integrantes compositores, tales como boleros, chotis, habaneras, blues, baladas, sones, tangos, pasodobles. Actualmente trabaja en la digitalización de su archivo de cerca de 200 piezas, del cual apenas tiene digitalizado la tercera parte. Cuenta con dos grabaciones discográficas. Ramón Becerra, su director actual, fue mucho tiempo atrilista de la Orquesta Filarmónica de Jalisco y mantiene aún como proyecto el cuarteto Ensamble Clásico Aires de México, con el cual ha podido recorrer varias ciudades de Europa y Estados Unidos, al lado de los músicos Iouri Kassian, Leonard Nubert y Savva Latsanich.

El primer director de la Orquesta Típica de Guadalajara fue Juan de la Peña Flores; quien fue relevado por Francisco Hernández García; para después dar paso al arreglista y violinista Martín Gordo (1986-1987). Un año después tomó la batuta Antonio Cabrero; quedando en su lugar Pedro Macías Limón, arreglista y compositor y como subdirector Cirilo Santana Lomelí, también arreglista y compositor. Posteriormente Luis Núñez Melchor fungió como director, compositor y arreglista.