Las interpretaciones más brillantes de la Simón Bolívar

Consagrada como una de las orquestas más importantes del mundo, la Sinfónica Simón Bolívar se presentará por primera vez en México, en el Auditorio Nacional el próximo 23 de junio.
Reconocida internacionalmente, la agrupación puede interpretar cualquiera de las sinfonías de Beethoven o Mahler con la misma brillantez con que tocan un danzón o música popular sudamericana.
Reconocida internacionalmente, la agrupación puede interpretar cualquiera de las sinfonías de Beethoven o Mahler con la misma brillantez con que tocan un danzón o música popular sudamericana.

La Orquesta Sinfónica Simón Bolívar (OSSB) representa la cúspide del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela —conocida simplemente como el Sistema entre los músicos venezolanos—, un proyecto social y cultural fundado por el músico José Antonio Abreu en 1975. Desde entonces, el Sistema ha formado, desde la infancia, a músicos de primer nivel que hoy trazan las tendencias de la música de concierto en el mundo, como el percusionista Félix Mendoza —actual titular de la Academia Latinoamericana de Percusión— y el director Gustavo Dudamel, que a estas alturas goza ya de un irrebatible prestigio internacional.

Por primera vez, la OSSB se presentará en México el próximo 23 de junio. Reconocida internacionalmente, la agrupación puede interpretar cualquiera de las sinfonías de Beethoven o Mahler con la misma brillantez con que toca un danzón o música popular sudamericana. Se ha presentado en los escenarios más importantes del mundo, como el Carnegie Hall, en Estados Unidos, y el  Royal Albert Hall en Londres. Éstas son algunas de sus mejores interpretaciones.


Alma Llanera

Compuesta en los albores del siglo XX por el músico Pedro Elías Gutiérrez, esta canción es un estandarte de la identidad venezolana. De ella se han hecho incontables versiones, instrumentales, vocales e incluso con mariachi. Ésta es la versión orquestal que presentó la Simón Bolívar en el Royal Albert Hall.


  


Mambo

Uno de los pasajes más recordados de West Side Story (conocido en español como Amor sin Barreras), de Leonard Bernstein, es el Mambo. Llama la atención que un compositor estadunidense haya sabido captar con tanta precisión el sabor de un ritmo tan latinoamericano, eso que algunos músicos llaman "el jícamo". La OSSB es capaz de convertir un concierto en una verdadera fiesta.

  


Danzón N° 2

En 1994, la Orquesta Filarmónica de la UNAM le comisionó al compositor sonorense Arturo Márquez la composición de una obra que estrenaría en marzo de aquel año. Desde entonces, el Danzón N°2 —quizá la obra más popular del repertorio de Márquez— se ha convertido en un referente incondicional de la música mexicana. No obstante, la pieza adquirió un reconocimiento particular cuando, bajo la batuta de Gustavo Dudamel, la Simón Bolívar la incluyó en su repertorio para su gira por Europa. Se ha dicho, incluso, que la versión del grupo venezolano es la favorita de Arturo Márquez.

  


Sinfonía 3, Gustav Mahler

Lo dicho, los músicos bolivarianos son capaces de obtener los sonidos más virtusos incluso de la obra de un compositor tan complejo. Estrenada en 1902, la tercera sinfonía de Mahler requiere de una orquesta de proporciones monumentales —ni mencionar la dificultad msuical que supone la integración de tantos músicos—. Aquí interpretan el vigoroso segundo movimiento.

  


Huapango

Quien haya escuchado el Huapango de Moncayo coincidirá en que su carácter, al mismo tiempo popular y formal, le otorga facultades para ser un segundo Himno Nacional. Siendo extranjero, interpretar una obra tan arraigada a la sociedad mexicana podría parecer temerario. La Simón Bolívar ha asumido ese reto varias ocasiones y en todas ha triunfado. En el Royal Albert Hall, en Londres, la orquesta concedió una de sus interpretaciones más notables.