La Orquesta Sinfónica de Minería, un regalo de Reyes Magos

La agrupación musical, acompañada por Mario Iván Martínez, brindó un concierto familiar en el Auditorio Nacional.
La Orquesta Sinfónica de Minería ofreció un concierto para echar a volar la imaginación de chicos y grandes.
La Orquesta Sinfónica de Minería ofreció un concierto para echar a volar la imaginación de chicos y grandes. (Cortesía)

Ciudad de México

“Sean todos ustedes muy bienvenidos, hasta el último niño de la última filia. Soy su amigo Mario Iván Martínez y tendré el gusto de ser su anfitrión en este concierto que hemos nombrado La música y los cuentos”. Así fue como el actor recibió a su público la tarde de este sábado en el escenario del Auditorio Nacional, en el que, con motivo del Día de Reyes, la Orquesta Sinfónica de Minería ofreció un concierto para echar a volar la imaginación de chicos y grandes.

El recinto se engalanó con la presentación del espectáculo familiar La música y los cuentos, que reunió el talento del actor, músico y cuentacuentos Mario Iván Martínez y la excelencia musical de la Orquesta Sinfónica de Minería, dirigida por Iván López Reynoso. En el concierto participaron niños y jóvenes solistas.

Las historias de Mozart y Tubby

La hora estaba por llegar. Los espectadores arribaban a sus butacas para disfrutar del espectáculo. Pocos minutos antes del comienzo, los músicos alistaban sus instrumentos en el escenario para deleitar los sentidos de los asistentes en sus lugares.

La hora marcada llegó y los instrumentos comenzaron a sonar con notas de Mozart; un poco después apareció en escena el actor principal de la noche, Mario Iván Martínez, quien fue recibido por una oleada de aplausos.

Luego de dos horas, se hizo muy pequeño el rato con el trabajo divertido, ameno y entregado que caracteriza a Martínez

El espectáculo dio comienzo con el cuento ¿Conoces a Wolfi?, mismo que narra la vida de Wolfgang Amadeus Mozart, quien desde muy pequeño dio a conocer su genio. El talentoso músico fue considerado como un niño prodigio; su padre lo ayudó a desarrollar su talento para que después fuera conocido por toda Europa.

En el escenario estuvieron presentes los pequeños niños solistas, quienes interpretaban al personaje Wolfi en las diferentes etapas de su infancia hasta los 14 años de edad. Los niños que interpretaron al niño prodigio fueron los hermanos Santiago y Emilio Tailleferd, quienes tocaron el piano, mientras que los intérpretes del violín fueron Rosita Moncayo Kinney y Felipe González Meza.

Entre risas, aplausos y mucha música, la Orquesta Sinfónica de Minería y Martínez hicieron que los espectadores se remontaran a la época en la que vivió Mozart, para lo cual fue muy útil el vestuario de los artistas, quienes estaban caracterizados según la época que vivió el compositor.

Después de esta primera interpretación y de un pequeño descanso, Martínez dio entrada a la historia de Tubby la tuba, una historia que mostró a sus espectadores los sonidos que componen a una orquesta sinfónica y les enseñó cómo se pueden interpretar expresiones a través de los sonidos.

En la interpretación de la tuba participó el solista Erick Fritz, quien le dio vida a Tubby con los sonidos graves y poderosos de este instrumento.

El espectáculo inició con el cuento ¿Conoces a Wolfi?, mismo que narra la vida de Wolfgang Amadeus Mozart

Al finalizar el concierto, Mario Iván Martínez expresó su agradecimiento al público y dio a conocer un sueño que ha tenido a lo largo de su carrera artística y que hoy en día está realizando: “Quiero hablarles de un sueño, que hoy es mi realidad y mi proyecto de vida: el llevar a los niños, a los jóvenes de este país buena música y buena literatura. Eso es lo que debemos fomentar en ellos”, dijo.

Después de casi dos horas de concierto, se hizo muy pequeño el rato con el trabajo divertido, ameno y entregado que caracteriza a Martínez, quien comprobó una vez más que los asistentes le reconocen su trabajo, luego de que el público se pusiera de pie al finalizar este espectáculo familiar.