Orozco, Zárraga y La Ruptura, en California

"México: identidad fantástica", nueva exhibición en el Molaa.
"Títeres", de Antonio Ruiz, "El Corzo".
"Títeres", de Antonio Ruiz, "El Corzo". (EFE/MOLAA)

Los Ángeles

El Museo de Arte Latinoamericano de Long Beach (Molaa), en California, inauguró ayer la exposición México: identidad fantástica, que, hasta el 5 de julio, ofrecerá un recorrido por los diversos movimientos artísticos que definieron momentos históricos importantes del México del siglo pasado.

“El desarrollo del arte en Latinoamérica no solamente era paralelo al desarrollo en Europa y otras partes del mundo, también tenía su propio sabor porque, al fin, es la pasión del latino”, dijo A. Ashman, presidente y director ejecutivo del Molaa.

Entre las más de 60 piezas que recopila esta muestra de la colección privada FEMSA, enfocada en el arte latinoamericano, se encuentran trabajos de la época del cubismo que Diego Rivera completó en 1914 durante su estancia en París, como la obra El grande de España.

La pieza de mayor tamaño es una pintura realizada por el muralista David Alfaro Siqueiros, confeccionada con materiales industriales y a la que bautizó Mujer dormida (1947).

Otras piezas destacadas de la muestra son Mi vestido cuelga aquí (1933), de Frida Kahlo; Septiembre, de Ángel Zárraga; así como pinturas del muralista José Clemente Orozco.

El movimiento de La Ruptura, un periodo que dio lugar al nacimiento de nuevas formas artísticas en México, está representado en esta exhibición con una obra de José Luis Cuevas. La muestra también incluye fotografías de Manuel Álvarez Bravo y Graciela Iturbide. “Otro capítulo importante de la exposición es el surrealismo mexicano y el surrealismo que nos llega de Europa”, explicó Emma Cecilia García Krinsky, curadora de la exposición. “Antes de que se conociera en México el surrealismo como tal, (Frida Kahlo y O’Gorman) ya estaban pintando estas obras fantásticas”, agregó García.

La colección de más de 60 obras llega por primera vez a Estados Unidos, tras haber sido presentada en el Museo Ayala, de Filipinas.