Octavio Paz, un regalo para los chicos de secundaria

"Palabras en espiral" es el título de la selección preparada por Danubio Torres Fierro y editada por la Conaliteg.
“Se trata de una invitación a meterse en su lectura, con la esperanza de que caiga en un terreno fértil”, dice Joaquín Díez-Canedo.
“Se trata de una invitación a meterse en su lectura, con la esperanza de que caiga en un terreno fértil”, dice Joaquín Díez-Canedo. (Rodolfo Valtierra)

México

Los estudiantes de tercero de secundaria podrán irse con un obsequio de la Secretaría de Educación Pública (SEP): una antología de Octavio Paz titulada Palabras en espiral, a cargo de Danubio Torres Fierro, del que se distribuirán cerca de un millón 700 mil ejemplares.

Como parte de las actividades conmemorativas por el nacimiento del premio Nobel de Literatura, la SEP, a través de la Comisión Nacional para el Libro de Texto Gratuito (Conaliteg), distribuyó ese número de ejemplares, que corresponde a la cifra de alumnos inscritos en el último grado de educación básica para el ciclo escolar 2014-2015.

“Se trata de una invitación a meterse en su lectura, con la esperanza de que caiga en un terreno fértil”, a decir de Joaquín Díez-Canedo, director de la Conaliteg, “y una antología resulta muy importante, porque se hace mucho énfasis que la lectura debe ser por placer, no obligatoria, incluso no es un libro de texto, la idea es que funcione como un regalo que enriquezca los materiales que tienen los niños a su disposición”.

De acuerdo con el editor, la idea de Danubio Torres Fierro, amigo y colaborador de Octavio Paz, fue organizar una especie de repertorio de grandes párrafos de Paz, con la facilidad de que al ser “un autor tan brillante, cada una de sus elocuciones, de sus párrafos, son muy redondos”.

“Son textos que les presentan a los chicos otro tipo de retos, con la confianza de que les puedan sacar algún provecho y se logre generar un poco de atención a las figuras importantes de nuestra tradición literaria”, afirmó.

El volumen antológico se compone de fragmentos de diferentes libros ensayísticos de Paz, como El laberinto dela soledad, enriquecido con algunos poemas y un ensayo de Torres Fierro sobre el perfil intelectual del poeta a través de sus obras.

Más celebraciones

La antología de Octavio Paz no fue necesario dedicarle un presupuesto exclusivo, pues gran parte de los gastos se ahorraron con el uso del papel reciclado, explicó Joaquín Díez-Canedo, lo cual también sucederá con otras dos compilaciones en las que se trabajó dentro de la institución, vinculadas con la obra de Efraín Huerta y José Revueltas, también en el centenario de su nacimiento.

“Por el tipo de escritores que son, se prestan mejor para los niños que salen de secundaria. Me parecía un poco difícil, por ejemplo, poner a niños menores a leer a Revueltas; incluso nos costó un poco de trabajo hacer la antología, aun cuando también es importante confiar en las capacidades que tienen los adolescentes, más allá de que a esa edad todo dependa de diferentes circunstancias”.

Ambas antologías ya se encuentran listas; la de Efraín Huerta fue preparada por Gerardo Ochoa Sandy, y la de José Revueltas estuvo a cargo del investigador José Manuel Mateos. Solo falta que entren a imprenta, si bien ambas se tienen contempladas para ser distribuidas en el periodo 2014-2015, también entre alumnos de tercero de secundaria.

“Revueltas es literariamente complejo: su material narrativo es muy detallado, y la verdad es que no es sencillo de leer. Lo que vamos a poner son algunos cuentos y fragmentos autobiográficos.

“Lo de Huerta es poesía; era una gente muy atenta al acontecer del mundo y muchos de sus poemas tienen que ver con hechos históricos que ya en tercero de secundaria los chicos conocen. Siento que Huerta es un autor que no es trivial en términos poéticos, pero es relativamente transitable, un autor más coloquial”, en palabras de Díez-Canedo.

El tiraje de ambas antologías será diferente a la de Octavio Paz: la idea es partirlo en dos y que en cada grupo lleguen mitad y mitad, cerca más de 800 mil ejemplares por título, para que se genere una dinámica de lecturas compartidas o de intercambio de libros.

• • •

Recicla para leer

Desde 2006, a partir de un decreto, la Conaliteg tiene un programa muy importante de acopio de papel de desecho, mediante el cual las dependencias de la administración pública federal deben entregarle ese material de oficina, al cual se suma la merma que generan sus propios libros en las imprentas: el año pasado reunieron 26 mil toneladas, intercambiado por la empresa Biopapel por papel nuevo. Recicla para leer es el nombre del programa.

“Nosotros tenemos la opción de integrar ese papel al libro de texto o usarlo para algún programa. Se me ocurrió que podría ser interesante, aprovechando los centenarios, hacer una antología: con 300 toneladas, aproximadamente, logramos publicar la antología de Octavio Paz”, señaló Joaquín Díez-Canedo, director de la Conaliteg.

Con ese papel reciclado se logró hacer otro tipo de materiales, como un diccionario que se distribuyó entre estudiantes de Telesecundaria, que sirven para enriquecer las responsabilidades de la comisión al convertirse en un libro adicional para los alumnos.

• • •