Diferentes proyectos culturales muy unidos

Adrián de la Rosa Godoy, curtidor de pieles y Marco Antonio Valdés, creador de la obra de teatro “Rojo Sangre” podrían colaborar pues artículos de piel y artesanías servirían para la utilería.
La obra pretende rescatar una parte importante de la cultura Kikapoo.
La obra pretende rescatar una parte importante de la cultura Kikapoo. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

No se conocían, uno es lagunero, curtidor de piel artesanal, el otro es parrense, maestro de educación especial.

Ambos recibieron el apoyo a proyectos culturales y ahora pudieran colaborar entre sí para realizarlos, pues sus intereses y actividades tienen mucho en común.

"Con el recurso que recibió este viernes, se compromete a capacitar a otras personas en el curtido de pieles pues cuenta con más de 35 años de experiencia en el oficio."

Adrián de la Rosa Godoy dice que se dedica al curtido de pieles y taxidermia de manera comercial y a la elaboración de artesanía de manera artística - en un intento de rescatar las tradiciones de las tribus del estado-. 

Don Adrián conoció a Marco Antonio Valdés, quien elaborará una obra de teatro en la que pretende rescatar una parte importante de la cultura Kikapoo, relatando como se fueron desplazando desde el norte de Canadá hasta llegar a Muzqiuz, Coahuila.

Su obra de teatro denominada " Rojo Sangre", necesitará del trabajo de don Adrián, pues artículos de piel y artesanías como los arcos y flechas pudieran servir para la utilería propia de la obra.

Don Adrián hace hincapié en que se deberían aprovechar las pieles de los animales, pues existen mataderos en los que al quitarles la piel a los animales las desechan a la basura.

Afirma que esta es una fuente de trabajo para otras personas, sin embargo hay que buscar el mercado para comercializar el producto final.

En este sentido dice "yo les propuse a ellos (secretaría de cultura) que nos den espacios para exponer, en la concha acústica, en la feria, en la feria navideña, que el artesano sea autosuficiente, porque un stand nos cuesta 20 mil pesos pero ya juntándonos unos 5 pues pagaríamos menos".

"Este apoyo es lo máximo porque es para el artesano, es para seguir estimulando y les hice ver que es una nave en la que vamos todos y les advertí que si desviamos el recurso van a dejar de apoyarnos entonces hay que hacer conciencia, que bueno que apoyen la cultura" concluyó el curtidor.

"Es un tema que causa mucho revuelo, lo vimos cuando presentamos aquí en Saltillo, un cortometraje de la vida de los Kikapoo."

Marco Antonio considera que este recurso genera entusiasmo para que sus proyectos trasciendan, para dejar algo que le pueda servir a otros.

Espera que su obra de teatro se pueda presentar en otros lugares con otros artistas y otros actores, en tanto él sólo podrá llevarlo a 5 ciudades diferentes en el estado: Juárez, Progreso, San Juan de Sabinas, Nueva Rosita y Múzquiz.

Comenta que "es un tema que causa mucho revuelo, lo vimos cuando presentamos aquí en Saltillo, un cortometraje de la vida de los Kikapoo en dónde estuvo presente el jefe Chakoka Aniko y pues ahora tratamos de rescatar esa parte del compromiso porque no mucha gente no sabe cómo es que llegaron".