Obispos y políticos celebran que el papa venga a México

El vocero del Vaticano anuncia el viaje, pero falta establecer la fecha y los sitios que visitará; solo confirma que estará en la Basílica de Guadalupe.
Francisco “conoce muy bien” la realidad del país, afirma Eugenio Lira, portavoz de la CEM.
Francisco “conoce muy bien” la realidad del país, afirma Eugenio Lira, portavoz de la CEM. (Alessandra Tarantino/AP)

México

El papa Francisco visitará México en 2016, anunció, ayer Federico Lombardi, vocero del Vaticano, quien especificó que en la Ciudad de México realizará su primera actividad y visitará la Basílica de Guadalupe.

La visita, acotó Lombardi, puede programarse entre febrero y marzo, pero el Vaticano confirmará la fecha hasta noviembre, así como otros lugares en los que se reunirá con fieles católicos. Por ser un viaje que realiza como jefe de Estado prevé un encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto.

Los sitios por confirmar serán acordados con el nuncio Christophe Pierre y después enviados al Vaticano, donde el grupo de asesores del pontífice los valorará.

Episcopado, con beneplácito

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) recibió con beneplácito la noticia. El vocero Eugenio Lira, obispo auxiliar de Puebla, informó que los obispos propondrán algunos lugares.

Para Lira la visita es "un gran consuelo para los mexicanos, viene alentarnos en la esperanza, a fortalecernos, no solo a los católicos, sino a todos los que quieran recibir su visita, porque ha dicho que la Iglesia debe ir a las periferias, no solo geográficamente, sino existencialmente; quiere llegar a todos".

Francisco "conoce muy bien" la realidad del país, porque el año pasado en la reunión Ad limina los obispos expusieron la situación que se vive, agregó Lira.

El Vaticano, aseguró Lira, ya confirmó a la CEM la visita del pontífice, por lo que iniciarán preparativos. Será en la asamblea del Episcopado, a realizarse el 9 de noviembre, cuando acordarán los pormenores de la preparación del proceso evangélico y cómo se organizarán las iglesias locales.

Hugo Valdemar, director de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México, dijo que el cardenal Norberto Rivera recibió la noticia con mucha alegría.

El anuncio del viaje papal, agregó Valdemar, "nos tomó por sorpresa" pero las decisiones de los preparativos se tomarán hasta finales del mes, fecha en que regresa el cardenal Rivera del Vaticano, donde está participando en el Sínodo de la Familia.

No obstante, Valdemar reveló que durante el Encuentro Mundial de las Familias realizado en Filadelfia, EU, Norberto Rivera platicó con el papa, quien "le aseguró que era segura su visita a México".

En la sede pontificia el cardenal tendrá la oportunidad de reunirse con el papa para acordar algunos detalles de la visita.

Otras reacciones

El jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, celebró que el Vaticano tenga contemplada una visita del papa a la Ciudad de México. En entrevista, dijo a MILENIO que su visita va a confortar a los capitalinos "porque es un embajador de paz".

Al concluir su participación en la 36 Convención Nacional en el marco del 80 Aniversario de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, el mandatario capitalino aseguró que "el Distrito Federal lo va a recibir con los brazos abiertos".

Consideró que el viaje anunciado por Lombardi es una buena noticia porque la capital de México "es una ciudad en donde se ha esperado durante mucho tiempo la visita del papa, nosotros estaremos muy atentos, es algo que nos llena de alegría, nos llena de gusto".

Mancera deseó que Francisco tenga una "estancia productiva en la capital".

El Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana consideró que la visita del papa servirá para la reconciliación del pueblo de México y será una gran ocasión para llamar al compromiso por la dignidad de las personas, desde la promoción y defensa de los derechos humanos.

El compromiso de los católicos mexicanos exige un diagnóstico valiente y verdadero de la realidad que vivimos cotidianamente. México es un país atravesado por el hambre, la pobreza y la injusticia, así como por los abusos y excesos de poderosos que gozan de impunidad.

El papa, agregó el instituto en un comunicado, "debe saber que México ha sido perforado por la violencia, el crimen, el narcotráfico, la corrupción, la violación de los derechos humanos, la injusticia, la impunidad, los abusos y la violencia doméstica".


Lo invitan al Congreso

El coordinador de la bancada panista en la Cámara de Diputados, Marko Cortés, llamó a las demás fuerzas políticas representadas en el Congreso a invitar al papa a que acuda a la Cámara de Diputados a dar un mensaje de paz y reconciliación.

"La convocatoria es para que el resto de fuerzas políticas lo invitemos... y dé su mensaje de paz y reconciliación, que tanta falta nos hace en México, porque si pudo estar en el Congreso de Estados Unidos, ¿por qué no puede estar en el de México", señaló

Jesús Zambrano, presidente de la Mesa Directiva, dijo en entrevista: "Yo soy de los convencidos de que las religiones —en el caso concreto de México, la Iglesia católica— juegan un papel muy importante en la búsqueda de la tranquilidad, del bien de la gente y hasta del sentido más amplio de la gobernabilidad democrática".

El priista César Camacho, presidente de la Junta de Coordinación Política indicó:

"El papa es también jefe de Estado, y como tal será bienvenido. Adicionalmente, la mayoría de la población de nuestro país profesa la fe católica, de suerte que será bienvenido como alguien más que llama a la concordia, al entendimiento y al respeto por la dignidad de las personas".