Obesos tienen menos riesgo de padecer demencia

Investigadores analizaron 2 millones de casos durante 20 años, pero no aconsejan a personas delgadas subir de peso; polémica entre científicos.
Según una encuesta de 2012, la prevalencia de diabetes era de 9.2%, mientras que en 2006 fue de 7.1%.
(Sandra Perdomo/Archivo)

Londres

Las personas de mediana edad que padecen obesidad tienen 29 por ciento menos posibilidades de desarrollar demencia, mientras que los que cuentan con un peso inferior al recomendado tienen 34 por ciento más de posibilidades de padecerla, ello en comparación con quienes poseen un índice de masa corporal (IMC) saludable según un estudio publicado en la revista británica médica The Lancet.  

Varios estudios han establecido que sí existe un  vínculo entre el sobrepeso y las enfermedades de demencia (entre ellas el destaca el alzhéimer) que afectan a aproximadamente 50 millones de personas en el mundo, en su mayoría personas mayores.

Los investigadores de la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la compañía Oxon Epidemiology analizaron durante los últimos 20 años bases de datos de atenciones sanitarias que comprenden a 9 por ciento de la población de Reino Unido.  

La investigación

En este estudio publicado por la revista médica The Lancet Diabetes and Endocrinology, los investigadores británicos demostraron que las personas delgadas, de entre 40 y 55 años, tienen 34 por ciento más riesgo de desarrollar demencias si se compara con las que tienen un peso normal. Mientras que quienes tienen obesidad mórbida tienen hasta 29 por ciento menos riesgo de presentar demencia que las de peso normal.

El estudio se basa en los informes médicos de cerca de 2 millones de británicos de edad media (alrededor de 55 años cuando se inició el estudio).

Durante el periodo de 20 años, en el cual se hizo la investigación, se diagnosticó demencia a 45 mil 507 personas.

Factores

Si se comparan los datos y se ajustan los resultados para tener en cuenta otros factores de riesgo de dichos trastorno (como el alcohol o el tabaco) ,los investigadores pudieron establecer un vínculo entre el aumento del IMC y la reducción del riesgo de demencia, incluido en las personas obesas.

El doctor Nawab Qizilbash, epidemiólogo que coordinó el estudio y quien trabaja para Oxon Epidemiology, reconoció que actualmente es incapaz de explicar los resultados: “Numerosos factores como el régimen alimentario, la actividad física, la fragilidad, los factores genéticos o las modificaciones de peso relacionadas con otras patologías podrían influir”.

Por todas estas razones, no se trata en absoluto de aconsejar a los flacos que engorden.

En cuanto a los obesos, incluso si existen efectos protectores con relación a la demencia, podrían “no vivir suficiente tiempo para beneficiarse”, ya que, recordó, tienen más riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares o desarrollar algunos cánceres.

Uno de los autores del estudio, el profesor Stuart Pocock, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, señaló que los médicos y las autoridades sanitarias deben replantearse los factores para identificar a las personas con alto riesgo de padecer demencia.

“Los resultados del estudio abren un nuevo camino para determinar los factores que provocan la demencia, ya que los investigadores, a partir de las conclusiones, podrán desarrollar nuevos tratamientos de prevención de esta enfermedad”, destacó Pocock.

Sin embargo, pese a lo señalado por algunos especialistas, no todas las opiniones médicas aprobaron del todo dicha investigación, ya que en un comentario adjunto al estudio, la neuróloga estadunidense Deborah Gustafson reconoció que los estudios existentes son “ambiguos” y que el que recientemente hizo el grupo británico no constituye “la palabra final sobre este polémico asunto”.

La cafeína

Estudios recientes señalaron que el café podría ayudar a prevenir el mal de Alzheimer, principal causa de demencia según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Científicos alemanes y franceses del Inserm (Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia) comprobaron en ratones que el consumo de cafeína inhibe el crecimiento de las proteínas cuya acumulación en las células cerebrales se ha asociado con dicha enfermedad.

Según la OMS, entre 60 por ciento y 70 por ciento de los casos de demencia, un síndrome que afecta las capacidades cognitivas del paciente, estarían provocados por la enfermedad de Alzheimer.

Unos 47.5 millones de personas en el mundo padecen demencia, según la OMS, 58 por ciento de las cuales vive en países de ingresos bajos y medios.