OMS se reestructura por fallas durante crisis del ébola

El objetivo de los cambios, que no se detallaron, es tener capacidad suficiente para reaccionar ante una emergencia sanitaria de alcance internacional.
Margaret Chan, directora general del organismo, en conferencia de prensa.
Margaret Chan, directora general del organismo, en conferencia de prensa. (Sandro Campardo/EFE)

Ginebra

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que realizará una reestructuración como consecuencia de las críticas por su gestión durante la epidemia de ébola y con el objetivo de tener la capacidad operativa necesaria para reaccionar ante una emergencia sanitaria de alcance internacional.

Fue la directora general de la OMS, Margaret Chan, quien hizo el anuncio en una rueda de prensa y, una vez más, asumió que la entidad que dirige “pudo haberlo tenido una respuesta mucho mejor” de lo que la tuvo.

Esta transformación se debe a las quejas generalizadas por la falta de reacción de la OMS ante una epidemia de ébola que casi se sale de control, a pesar de que Médicos Sin Fronteras hizo varias advertencias a tiempo.

En enero, el Consejo Ejecutivo de la entidad pidió que se creara un grupo de expertos para que hiciera una revisión independiente sobre cómo la OMS había actuado y al mismo tiempo solicitó reformas profundas y urgentes para adaptarse a un mundo interconectado, en el que un brote puede llegar a convertirse en pandemia.

La conclusión de los expertos fue contundente: la OMS no supo reaccionar ante el brote de ébola en África occidental, no alertó a la comunidad internacional con suficiente vigor sobre el peligro de la epidemia y tampoco supo coordinarse con la ONU.

Cuestionaron cómo pudo ser que si en mayo de 2014 se tenía constancia de la magnitud de la epidemia, que afectaba a tres países —Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona—, la OMS proclamó que era una “emergencia de salud pública de preocupación internacional” hasta el 8 de agosto.

Chan dejó claro que, dadas las recomendaciones, ha establecido varios objetivos para concretarlos lo antes posible: “Tenemos que ser más rápidos en todos los aspectos, tener el dinero, los recursos humanos y la capacidad de actuar inmediatamente”.

Aunque no se detalló en qué consistirán los cambios, destacó que se ha establecido un Comité Asesor compuesto por 19 expertos de gobiernos, ONG, la ONU y entidades de financiamiento, el cual será presidido por el enviado especial del secretario general de la ONU para el ébola, David Navarro.

El primer caso de ébola surgió en Guinea Conakry en diciembre de 2013, pero fue hasta marzo de 2014 que se supo del brote y se tuvo constancia de que el virus se había expandido. En un año y medio se reportaron 27 mil 787 infectados, de los cuales 11 mil 294 han muerto.

Éxito en antivirus

Los resultados de una vacuna experimental contra el virus del ébola muestran “un alto grado de efectividad” tras haber sido probada en más de 4 mil personas en contacto con la enfermedad en Guinea Conakry, uno de los países más afectados.

El reactivo fue bautizado como VSV-Zebov y es “eficaz al 100 por ciento”, según los resultados
publicados por la revista británica The Lancet y difundidos por el gobierno de Guinea.

Las pruebas han revelado su eficacia en humanos en menos de 12 meses, “un tiempo récord”, según el equipo científico que la desarrolló, integrado por expertos de la OMS, Médicos Sin Fronteras, Noruega, Canadá, Guinea, EU y Reino Unido.

La vacuna combina el virus de la estomatitis vesicular (VSV) con un gen que codifica una proteína clave de la cepa Zaire del ébola, la forma más agresiva y letal conocida del virus, que ha terminado con la vida de 11 mil 294 personas.

La combinación de estos componentes da como resultado una vacuna que, basada en una muestra debilitada del ébola, estimula una respuesta inmune contra el virus y fomenta la producción de anticuerpos para luchar contra la enfermedad.

Repunte del mal

Las autoridades de Sierra Leona informaron que pusieron en cuarentena a 500 personas después de que un hombre murió de ébola. La víctima contrajo el mal en la capital, Freetown, y luego viajó a su pueblo por el mes sagrado musulmán del Ramadán.

El distrito de Tonkolili no había registrado infectados en cinco meses. La OMS reportó esta semana el menor número de casos nuevos en un año en África occidental; sin embargo, esta situación demuestra cómo una persona cambia el panorama.

Las 30 enfermeras que atendieron al hombre y todo su pueblo fueron puestos en cuarentena. El padre del infectado es un taxista que llevó a su hijo al menos a dos hospitales. Su familia y amigos lo enterraron sin seguir los procedimientos que se requieren para las víctimas de ébola, a fin de evitar la propagación.