La OFJ pasa por un periodo de turbulencias

Un grupo de atrilistas conformado por ex principales y co-principales de sección que han sido removidos dice que son objeto de acoso laboral.
Los músicos dicen que valoran la posibilidad de plasmar por escrito su inconformidad.
Los músicos dicen que valoran la posibilidad de plasmar por escrito su inconformidad. (Enrique Vázquez)

Guadalajara

La Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), pasa por un momento de tensión, según señalaron ayer algunos de sus integrantes que convocaron a rueda de prensa para expresar su descontento ante lo que ellos consideran “acoso laboral” por parte de su titular Marco Parisotto.

Ante estas afirmaciones y otras que el grupo de músicos inconformes redactó en un par de hojas Parisotto y Arturo Gómez Poulat, su gerente administrativo, dijeron que se trata del sentir de un grupo reducido comparado con el  total de 80 integrantes, negaron todo tipo de acusaciones y subrayaron que los músicos están en su derecho de expresarse y que “nuestro interés no es tomar represalias en el asunto. Estamos abiertos a que se informen de lo que quieran, nunca les hemos negado la información, creo que todo es parte de una mala comunicación”, aseguró Gómez Poulat.

El documento que preparó el grupo de manifestantes encabezados por la flautista Nury Ulate, el clarinetista Charles Nath, Ulises Arreola, Salvador Hoyos y Jorge Aceves , entre otros, dice que 18 músicos entre principales y co principales han sido desplazados de sus puestos. Dicen que están siendo inducidos a pensionarse, que los están obligando a no participar en los conciertos, señalan que hay violación a sus derechos laborales ya que el director los mantiene amenazados.

Mencionan que desconocen si los músicos extranjeros que sustituyen a los locales que aseguran ellos son 28, cuentan con el documento migratorio que les permita trabajar en México y si tales músicos pagan impuestos. Señalan que los sueldos de los invitados son mayores a los de ellos y les parece un gasto excesivo lo que se invierte en sus vuelos de avión y largas estancias en hoteles. Aseguran que el acceso a las áreas administrativas les ha sido restringido y solicitan que “más artistas locales sean tomados en cuenta”. Los músicos cuestionan cuál es la labor de Mónica Anguiano, esposa de Marco Parisotto como empleada de la OFJ y cuestionan que por qué si la orquesta es un organismo público se maneja como empresa privada, cuestionan si el actual manejo del presupuesto de la agrupación se realiza de manera acorde a un marco legal. Durante la rueda de prensa convocada por los músicos estuvo presente Martín Almádez, asistente del regidor del ayuntamiento de Guadalajara Salvador Caro Cabrera, perteneciente a Movimiento Ciudadano.

Los músicos anuncian que por el momento no saben si su descontento lo materializarán en un documento firmado. Por otro lado reconocen que siguen percibiendo su salario, que los más antiguos están dados de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en Pensiones del Estado y que no cuentan con un contrato de exclusividad con la OFJ, lo cual les permite tener plazas en otras agrupaciones. “De hecho lo hacemos porque el sueldo que ganamos en la orquesta no nos alcanza”, dicen que un principal gana un promedio neto de 14 mil pesos, coincideron Ulate y Aceves. Por otro lado, Ulises Arreola asegura que los músicos extranjeros invitados, son estudiantes y no músicos profesionales con experiencia. 

La Postura del director y la administración

Por su parte, Parisotto dice que en cuanto llegó realizó un diagnóstico, y se dio cuenta que “algunos de los músicos tenían problemas de carácter técnico e interpretativo. Tal vez hace 10 años algunos de ellos tenían un gran nivel, pero ahora algunos han decaído. Los movimientos que he realizado es para elevar la calidad de la agrupación. “Entiendo que son decisiones difíciles y son cambios que tal vez por ego son muy difíciles de aceptar por parte de algunos”. Señala el director.

Gómez Poulat, comenta que se ha tratado de no afectar a los músicos en su aspecto laboral, “nunca se les ha dejado de pagar su sueldo y tampoco se les ha quitado alguna prestación y mucho menos se les ha obligado a que renuncien. Señala que es falso que los invitados ganen más que alguno de ellos. Dice que los invitados permanentes son cuatro y entre tres y siete por concierto y que sus estancias de hoteles y vuelos se financian gracias al Patronato y no afectan el presupuesto de la orquesta que es de poco más de 30 millones anuales, mientras que el gasto de nómina es de 32. “No hay de dónde pagar más de esa partida, al contrario tenemos que completarla”. Gómez Poulat especifica que la labor de Mónica Anguiano es de gestión, y su trabajo ha sido decisivo en la internacionalización que han comenzado con miras de celebrar en 2015 el centenario de la agrupación.

“Hablo de conciertos que daremos en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México y una gira internacional que contempla Estados Unidos, China y Alemania entre otros países, además de la grabación que haremos con una marca discográfica europea importante” dice Poulat.

Respecto a la aseveración de que los músicos que invita Parisotto no son profesionales, el director señala que es una mentira.

El Dato:

La OFJ presenta para este fin de semana Bruckner Titánico, la interpretación de la Sinfonía No. 8 de Anton Bruckner. La cita es hoy a las 20:30 horas y el domingo a las 12:30 horas en el Teatro Degollado. Los boletos tienen un precio de 110 a 200 pesos.