Filarmónica de Jalisco celebra un siglo en medio de polémica

“En las orquestas sinfónicas se empieza por la disciplina y después es la democracia”, advirtió ayer el gerente general; la OFJ ofrecerá un concierto en Bellas Artes.
La orquesta fue fundada en 1915 por el compositor y director jalisciense José Rolón.
La orquesta fue fundada en 1915 por el compositor y director jalisciense José Rolón. (www.ofj.com.mx)

México

La Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), fundada por el maestro José Rolón en 1915, llega a su centenario “apretando tornillos”, como dijo ayer su gerente general, Arturo Gómez. Y si por una parte acepta que ha habido crisis, por la otra asegura que todo es parte de un proceso de cambio.

En conferencia de prensa telefónica para anunciar su presentación el próximo domingo en el Palacio de Bellas Artes, Gómez señaló que ha habido complicaciones laborales con algunos músicos de la OFJ, “porque redujimos la orquesta para hacer un ballet en el Teatro Degollado. Los músicos que descansaban se sintieron que no se les había pedido opinión, aunque rotar a los músicos es algo que hace cualquier orquesta del mundo. Tuvimos este problemita, pero se ha estado sanando”.

La OFJ, agregó el funcionario, lucha “por volver a poner a la orquesta entre las primeras de nuestro país”, como sucedió “en los años cuarenta, cincuenta y sesenta. En este proceso se aprietan tornillos  y algunos de ellos se rompen y otros entran chueco. Así que estamos haciendo los ajustes pertinentes para llegar a esa excelencia”.

Como en película de suspenso, agentes de Migración llegaron un día a la sede de la OFJ para revisar los papeles de los músicos extranjeros que refuerzan a la orquesta. Gómez dijo que los agentes “se dieron cuenta que todo lo tenemos en forma reglamentaria. Parece ser que alguien presionó para que vinieran a hacer esa inspección. A algunos de los músicos que están descansando no les está pareciendo esta decisión de rotación y están tratando de ver cómo influyen en forma negativa hacia la institución.”

Más adelante advirtió que los propios músicos que descansan afirman que se trata de “gente externa”, pero que no han podido identificar de quién se trata. “De alguna manera se está haciendo un juego sucio hacia afuera. Nosotros hemos respondido con la honestidad del trabajo. Los músicos que descansan no están dados de baja, nuestras obligaciones hacia ellos no se han perdido”. 

El director artístico de la agrupación, Marco Parisotto, ha señalado deficiencias en la ejecución de algunos músicos, mientras que el gerente general asegura que algunos hasta han solicitado “cursos de capacitación. Lógicamente lo estamos platicando con ellos. Son pocos los músicos a los que se les ha hecho descansar por la complejidad de las obras y porque, de acuerdo a la decisión artística, han pasado a rotar de un primer atril a un segundo o un tercer atril”.

Arturo Gómez indicó que la crisis consiste en que algunos músicos “estaban en una zona de confort importante que tenía bastantes años. De alguna manera se les está exigiendo y se resisten a ello. Afortunadamente es un pequeño grupo y hemos estado intentando dialogar.”

Enfático, Gómez agregó que “no podemos soslayar que un grupo de músicos pueda presionar a la autoridad para que se haga lo que ellos quieren. En las orquestas, como en muchas empresas, se empieza por la disciplina y después es la democracia. Esta disciplina nos ha llevado a sentarnos a hablar con ellos y decirles: aquí estamos haciendo arte, y no podemos hacerlo si no empezamos por ser disciplinados.”  

En tanto se aprietan más tornillos, la OSJ celebrará su centenario con su concierto en Bellas Artes el domingo las 12:30 horas con Alexei Volodin como solista. El programa, denominado Brillantez rusa –que no contempla música mexicana, ni mucho menos jalisciense– incluirá  los Conciertos para piano Núm. 1 y 3, de Serguéi Prokofiev, así como el ballet Petrushka de Igor Stravinsky en la versión de 1947.