Nuevos autores: entre estilo y promoción

Los creadores cada vez están más inmersos en los procesos que siguen sus textos, por lo que es necesario que se mantenga la visión de calidad en el lenguaje, señalaron.
Ahora los escritores pueden apoyar en las labores de difusión de sus obras en redes sociales.
Ahora los escritores pueden apoyar en las labores de difusión de sus obras en redes sociales. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Siguiendo la línea del “cómo se hacía antes”, un escritor seguía al pie de la letra las reglas: entregaba su manuscrito, esperaba la llamada de la editorial y, una vez publicada su obra, empezaba a generar la difusión de la misma.

Hoy el escenario parece cambiar. La tecnología te permite hacer un libro casi desde una computadora personal y a través de redes sociales un autor puede dar difusión a su obra, generar canales de distribución y organizar eventos culturales a partir de su proyecto.

Autores y editores consultados por MILENIO Monterrey dan cuenta de este giro a la relación autor-editor-casa editorial, la cual ven con buenos ojos.

LA REESTRUCTURACIÓN

A través de redes sociales y el creciente impacto de los booktubers, un libro puede generar mayor impacto que una reseña publicada en algún medio impreso.

Estamos ante un cambio generacional, apunta el ensayista Víctor Barrera Enderle y su opinión la comparte el narrador y editor Antonio Ramos Revillas.

“Estamos en un momento de reestructuración, el cual me parece interesante. Yo estoy a favor de utilizar la tecnología y las innovaciones, lo que me preocupa es cómo utilizarlas, es decir, no hacer una apología del soporte porque sí, sino que contenido vamos a crear”, comentó Barrera Enderle.

Este cambio, añade Antonio Ramos Revillas, deja atrás la figura paternalista que el editor infundía entre los autores. Hoy un escritor confía en el editor, pero sabe que además hay otros caminos por los cuales se puede difundir su trabajo.

Sin embargo, esta dinámica puede generar la publicación de libros sin un mayor filtro de calidad o la aparición de autores efímeros.

“El gran conflicto es que eso nos puede llevar a una acumulación de obras y autores que no tienen algún filtro, que no tienen un rigor o noción de calidad y que ya se venden en un medio que, además, como lector nos falta aprender a dialogar con lo que leemos”, indica Revillas, autor de El cantante de muertos.

Como cronista y editor, JM Servín refiere que es benéfico que el autor tenga la posibilidad de controlar la difusión de su obra, aunque recalca que el joven escritor no debe perder de vista que su principal carta de presentación será el estilo de su lenguaje literario.

“Como autor tu principal objetivo y compromiso es construir una obra personal, que tengas algo que decir. Si entendemos a la escritura como una forma de hacerte famoso o que todos te saluden no le veo el gran logro a ello”.

MUESTRA SU BITÁCORA PERSONAL

Con un trabajo que mezcla crónicas de viaje o música, de ensayos sobre el arte y textos del diario personal, Víctor Barrera Enderle expone en Nadie me dijo que habría días como éstos (An.alfa.beta) una colección de textos donde asume el papel de escritor de día completo.

Al presentarse dentro de la Feria Universitaria del Libro UANLeer, Barrera se expone a sí mismo como un escritor permanente, que ofrece un ensayo sobre la correspondencia entre Paul Auster y Coetzee, como quien escribe una crónica de su visita a las librerías de viejo en la ciudad.

“Es un libro que considero muy personal pero que también muy gozoso, porque es una bitácora de los últimos años como lector, espectador pero transeúnte de la ciudad. Yo no me quito la condición de escritor, lo llevas contigo siempre”, opinó.

La presentación contó con un video-charla presentado a distancia por la escritora Ximena Peredo, así como el apunte de Carlos Lejaim Gómez, de la editorial An.alfa.beta.

Barrera afirmó que el libro está compuesto por textos que tenía pendientes por realizar, mismos que combinó con reflexiones personales o bitácoras de viajes emprendidos con anterioridad.

(Gustavo Mendoza Lemus/Monterrey)