“Nuevas tecnologías, culpables de la muerte del teatro”

Mientras no haya una razón que justifique el uso de dichas herramientas, no tendrá sentido emplear tales técnicas, explicó el investigador y autor de varios libros.
Fernando de Toro durante una conferencia magistral.
Fernando de Toro durante una conferencia magistral. (Especial)

Toluca

El peligro para el teatro "no reside en las prácticas transmediales sino en cómo se emplean", indicó el especialista Fernando de Toro durante una conferencia magistral que ofreció en el teatro de cámara Esvón Gamaliel de Rectoría.

La evolución de la tecnología, ha implicado que quienes se dedican al teatro, utilicen elementos audiovisuales para complementar las obras; sin embargo, hay una enorme diferencia de objetivos: algunos lo hacen para reforzar el mensaje que desean dar y otros con un objetivo meramente de "espectacularidad".

Mientras no haya una razón que justifique el uso de esas herramientas, no tendrá sentido tanta tecnología, explicó el investigador y autor de varios libros, quien dijo que no se trata de quedarse en el pasado, sino de evolucionar basados en un para qué.

En ese sentido cuestionó si la tecnología estaba sirviendo para comunicar y si lo que transmite tiene un fin trascendental y en beneficio de la sociedad, pues a veces existen muchos elementos que dejan vacíos.

El teatro sirve como una forma inteligente de reflejar la realidad, y no solo como un entretenimiento en donde ofrezcan mundos maravillosos sino, que "hoy en día el teatro debe ser más fuerte que nunca para resistir una avalancha de estupidez".

En la sociedad el arte pasa a ser secundario; sin embargo, "el mundo no puede ser solamente de ingenieros ni de políticos corruptos, el arte siempre ha tenido una posición crítica social".

De tal forma que contenidos que ofrecen manifestaciones discriminatorias y en contra de los seres humanos, no puede ser un verdadero teatro.

La transdisciplinariedad es fundamental para todas las ciencias; sin embargo, en las humanidades no existe, "en mi país (Argentina) al menos, hay una tendencia a cerrar, hay departamentos de resistencia, eso no es productivo y limita el conocimiento, provoca carencias, lo productivo es trabajar de forma relacionada".

En tanto haya cuerpos y voces en el momento mismo de una obra se le podrá seguir llamando teatro, pese a los apoyos tecnológicos que existan; sin embargo, "hay que separar lo que es teatro de lo que es un espectáculo, en tanto el primero tenga contenido, que conmueva, que haga reflexionar, pensar".