Nueva Casa de la Cultura enriquece a Calakmul

La zona arqueológica maya, que forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco, contará con un centro dedicado a la promoción de las artes.
La ciudad prehispánica fue una de las cinco capitales mayas.
La ciudad prehispánica fue una de las cinco capitales mayas. (Héctor Téllez)

México

Una de las asignaturas pendientes en el municipio de Calakmul, en Campeche, es la infraestructura cultural. Para procurar abatir ese rezago, será construida la primera Casa de la Cultura, justo a dos kilómetros del sitio arqueológico de Xpujil, Calakmul, que será una de las más importantes de esta región de las tierras mayas.

La antigua ciudad maya y los bosques tropicales de Calakmul fueron inscritos como bien mixto en la Lista de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco), en una reunión que tuvo lugar durante el pasado junio, en Doha, Qatar.

La razón es que Calakmul es la segunda zona con mayor extensión de bosques tropicales que existe en América, con 723 mil hectáreas.
Otro de los argumentos que le valieron para su inscripción es que esta ciudad prehispánica fue una de las cinco capitales mayas, donde conviven mil 569 especies de flora, 48 clases de peces, 19 tipos de anfibios, 489 tipos de aves y 107 especies de mamíferos.

El 3 de agosto de este año, el presidente Enrique Peña Nieto recibió el certificado de la inscripción de Calakmul en la Lista de Bienes de Patrimonio Mixto de la Humanidad. En la zona arqueológica, el jefe del Ejecutivo anunció nuevos proyectos que contribuirán al desarrollo de Calakmul, entre ellos un programa de desarrollo turístico, la construcción de un parque temático, la modernización de su museo, así como la ampliación de la carretera para que más personas puedan visitarla.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), México es el país de América con más bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial, con un total de 32; cuenta con 26 bienes inscritos en la categoría de Patrimonio Cultural, cinco en el rubro de Patrimonio Natural y, con el reconocimiento de Calakmul, tiene el primero en la categoría de Bien Mixto Cultural y Natural.

Cabe recordar que antes, en 2002, la zona arqueológica de Calakmul fue inscrita en la Lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco.

Eje multicultural

A unos meses de que el presidente de la República recibiera la certificación de la Unesco, Carlos Vidal, secretario de Cultura de Campeche, asegura que la nueva Casa de la Cultura de Calakmul aspira a ser un eje articulador de la multiculturalidad.

Frente al desarrollo turístico de la región, el funcionario sostiene que se vuelve indispensable la creación de espacios formativos, con la finalidad de que la población pueda acudir a este lugar para que pueda desarrollar sus habilidades artísticas.

En entrevista con MILENIO, Vidal presenta el proyecto y detalla lo que será la Casa de Cultura de Calakmul, la cual será edificada en una zona habitacional de reciente urbanización. Para realizar el proyecto se cuenta con un presupuesto de 10 millones de pesos.

Por su alcance, en el presente año este proyecto recibirá apoyo federal a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (Paice), por un monto que asciende a 8 millones de pesos, una inversión que se verá complementada por una aportación estatal de 2 millones de pesos.

Con ese monto económico se realizará la construcción de la Casa de la Cultura, que estará lista para abril del próximo año. De acuerdo con los planos, de los que tiene una copia MILENIO, contará con una galería, talleres de danza, música, pintura y artes plásticas, así como un teatro y áreas de usos múltiples.

La apuesta estatal es que este recinto educativo dé a conocer en sus espacios la obra tanto de artistas de larga trayectoria como de creadores emergentes, a través de presentaciones artísticas que contribuyan a la formación y consolidación de públicos y de la identidad. El inmueble tendrá una capacidad para dar atención a unas 160 personas.

En el diseño del nuevo inmueble se han atendido factores como el clima y la humedad, y se ha puesto énfasis en la utilización de luz natural.

El descubrimiento

Por mucho tiempo la zona de Calakmul estuvo deshabitada; solo había algunos campamentos provisionales de trabajadores de las industrias de la madera y el chicle. Y fueron ellos los que en 1931 dieron la notificación del  hallazgo del imponente sitio arqueológico.

Antes de que fuera decretada como un sitio protegido, Calakmul fue una generadora de recursos naturales y económicos para la región, primero como fuente de explotación de maderas y después como centro de extracción de toneladas de chicle que eran sacadas de la reserva de Calakmul, del Petén Campechano.

Fue en 1931 cuando se da el aviso de la localización de este imponente sitio prehispánico de la cultura maya. Acudió el biólogo Cirus Lunden, quien justamente estaba trabajando en la zona chiclera, dando así aviso a Sylvanus Morley.

En este largo proceso, fue hasta 1985 cuando se decretó la reserva de Calakmul por parte del gobierno estatal, y se tomó la decisión de emprender la investigación y desarrollo de un proyecto arqueológico en esa zona, que iniciaría el reconocido arqueólogo Román Piña Chan.

Calakmul fue atendido como uno de los Proyectos Especiales del Fondo Nacional Arqueológico en 1992, durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Lo trascendente es que desde esos años, la investigación y la protección del sitio no ha parado ni un solo año, con lo cual se ha generado un proceso de investigación de mayor conocimiento del mundo maya.

Actualmente, el municipio de Calakmul, que es muy joven, está conformado por una población multicultural conformada por habitantes de 11 distintas etnias del país y de Centroamérica.

Sin embargo, a la par de la riqueza cultural que le confiere el carácter pluriétnico, este municipio es una de las regiones con altos índices de marginalidad y pobreza de la entidad, con rezago en el acceso a servicios.

Municipio en crecimiento

El núcleo de la reserva de Calakmul es de 275 mil hectáreas, pero hay un área de amortiguamiento de 480 mil hectáreas. En el área nuclear no se puede realizar actividades agrícolas ni de quema.

Sin embargo, en la zona de amortiguamiento, los habitantes sí pueden realizar actividades como la apicultura.

Vidal aclara que la reserva ecológica de Calakmul en ningún momento estuvo en riesgo: “Realmente el tema de la certificación por parte de la Unesco viene a reforzar un área natural: somos la segunda reserva más importante de América Latina tropical y es el corazón de un conjunto de reservas”.

Asegura que Calakmul se está volviendo un eje prioritario en el tema de la infraestructura cultural porque es el municipio más joven del estado, creado apenas en 1996.

En los últimos 20 años se ha registrado un crecimiento sostenido en la cabecera, primero por la municipalización y, segundo, por el impulso dado al eje turístico que constituye la zona arqueológica de Calakmul.

El gobierno estatal insiste en que “los jóvenes pueden tener una alternativa con el patrimonio intangible; por eso, parte de ese proceso se está trabajando con la Secretaría de Cultura en el estado, para identificar las necesidades de los grupos culturales y darle así un mayor valor a la identidad cultural”.

“Cerros gemelos”

Calakmul es uno de los 11 municipios de Campeche, el de más reciente creación (31 de diciembre de 1996).

Calakmul significa “la ciudad de los cerros gemelos” o “los montículos adyacentes”.

El municipio tiene una extensión de 13 mil 839 kilómetros.

De acuerdo con los resultados de conteo de población de 2010 del Inegi, el municipio cuenta con una población de 26 mil 879 habitantes.

En la zona conviven los grupos indígenas: mayas, choles, tzetzales, chontales, tzotziles y otros.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]