El Nobel genera sorpresa, indignación y celebración

Mientras parte de la crítica especializada se muestra pasmada y hasta ofendida con la decisión, en Francia festejan a Modiano.
No es un escritor de novelas de gran calado, sino más bien de relatos breves.
No es un escritor de novelas de gran calado, sino más bien de relatos breves. (Eduardo Salgado)

México

La entrega del Premio Nobel de Literatura a Patrick Modiano (Boulogne-Billancourt, 1945) ha despertado todo tipo de reacciones. Ha resurgido, por ejemplo, la polémica acerca de si este tipo de reconocimiento se da a autores muy poco conocidos, pero que en su obra tratan temas importantes, o se galardona a escritores populares.

La crítica especializada se mostró sorprendida a tal grado que el editor sueco Svante Weyler dijo que el galardón se lo debieron dar a la escritora bielorrusa Svetlana Alexievich, a la que ya muchos consideraban ganadora del Nobel: “Alexievich nos habría hecho más feliz. Con ella la Academia habría tomado posición en un asunto decisivo para el presente europeo”. Por su parte, el periódico británico The Guardian consideró “un escándalo” que no fuera premiado el novelista estadunidense Philip Roth.

En Twitter el presidente de Francia, François Hollande, se mostró contento por el reconocimiento al autor de obras como Villa Triste, Una juventud y Trilogía de la ocupación; el mandatario galo escribió: “Felicitaciones a Patrick Modiano, este Premio Nobel consagra una obra que explora las sutilezas de la memoria y la complejidad de la identidad”.

Jorge Herralde, director de Anagrama —editorial que ha publicado en español 7 libros de Modiano y tiene en preparación otros tres—, elogió la calidad de la obra del francés: “Uno lee una página cualquiera de este escritor y sabe que es suya, lo que llaman ‘la música Modiano’; es una forma de escribir muy literaria, evocadora e inquietante a menudo”.

El escritor catalán Enrique Vila-Matas consideró como “una buenísima noticia” la concesión del premio a Modiano, ya que en sus novelas no describe el pasado “sino la luz incierta de sus orígenes”; agregó que estos son “el lugar donde todo se derrumba, donde todo vacila”.

Repercusiones en México

Varios literatos consultados por MILENIO dijeron desconocer la obra del premiado, pero hubo algunos que lo reconocieron. El escritor y editor Rafael Pérez Gay, por ejemplo, mencionó que la entrega del galardón a Modiano celebra a un autor de libros breves, que tienen que ver, por un lado, con los años sesenta, en lo que sería el primer ciclo de su obra, y por otro, con una obra basada en la ocupación nazi en Francia.

“De este primer ciclo conozco El lugar de la estrella, y de su segunda etapa como narrador, que es la que conozco, hay cuatro novelas que destacaría: Villa triste, El horizonte, Un pedigrí y En el café de la juventud perdida, donde París es el telón de fondo, un París sombrío, pero no necesariamente triste, que le da en sus calles el escenario a los personajes de Modiano”, comentó.

Es un escritor conocido en el mundo y tiene una prosa inspirada; no es un escritor de novelas de gran calado, sino más bien de relatos breves que se suceden uno tras otro. Ha montado una obra importante, explicó el colaborador de MILENIO.

Para Jorge F. Hernández, Modiano puede ser muy criticado por la mayoría porque para entenderlo hay que leer su obra completa, y lamentablemente no se han traducido al español todos sus títulos: “Las claves para entender su literatura están en su padre, judío ausente, con todo lo que implica la ausencia, y una madre belga que quizá fue quien le heredó lo quisquilloso, pues lo es con cada una de las palabras que
escribe. Es obsesivo. Se dice que corrige constantemente los párrafos originales. Otra clave para comprender su obra es la relación con su hermano Rudy, a quien perdió muy pronto, pues éste falleció muy joven”.

El ensayista y poeta Armando González Torres dijo que el premio fue justo, pues “a pesar de que hay figuras más conocidas en Francia, Modiano es un escritor constante, con una obra reconocida localmente, pero del que, curiosamente, circulan sus libros en el mercado castellano hace dos décadas.

“En su obra hay una temática constante: la ocupación nazi en Francia. Él aporta en esa perspectiva, pues en un periodo histórico en el que en su país se redujo a la confrontación entre buenos y malos. Este autor problematizó sobre el tema incluso antes que muchos historiadores”, dijo.

El Nobel vende

Al ser consultadas por la mañana, diversas librerías de la capital mexicana mostraban diversas existencias de los libros en español de Modiano: Gandhi ofrecía solo dos títulos, uno de ellos también en versión electrónica; el FCE mostraba 10 títulos, mientras que El Sótano tenía disponibles dos. Por la tarde los ejemplares ya casi se habían agotado.