Los Niños Cantores, estrellas del Centro Histórico

Además de un recital en el Anfiteatro Simón Bolívar, el ensamble fundado en 1998 participará en la ópera infantil "El día que María perdió la voz".
Es posible advertir avances del coro en cuanto a lo vocal y lo musical en los dos últimos años. 
Es posible advertir avances del coro en cuanto a lo vocal y lo musical en los dos últimos años.  (Javier Ríos)

México

Con una presencia cada vez más sólida, el Coro de Niños Cantores del Centro Histórico, fundado en 1998, se presentará el próximo martes en el Anfiteatro Simón Bolívar. También cantará en la ópera El día que María perdió la voz, con funciones en el Teatro de la Ciudad los días 26 y 27 de marzo. Ambas actuaciones forman parte del Festival del Centro Histórico.

Su directora, Renata Rueda, quien ha trabajado con los niños desde hace dos años y medio, dice que "ahora es posible advertir concretamente los avances del coro en cuanto a lo vocal y lo musical, así como en cuanto a la disciplina de sus integrantes. A estas alturas ya se hicieron varios filtros que tienen que ver con el compromiso que los niños y los padres deben adquirir para llegar a formar parte de este proyecto. Los niños que están aquí son los que no faltan, los que vienen a todos los ensayos y cooperan con todo lo que haya que cooperar. Eso nos ha permitido tener un resultado musical mucho más rico".

Para la también directora del Ensamble Coral Femenino Da Gunaá, actuar en el Anfiteatro Simón Bolívar será muy importante para el grupo de niños "porque es un espacio majestuoso y no cualquier artista se puede parar ahí. Están muy emocionados porque habrá mucho público, además de sus papás. Mucha gente que nos ha conocido en estos días a través de las entrevistas que se han suscitado por el Festival del Centro Histórico está lista para escucharnos".

Renata explica que arma los programas del coro con obras escritas especialmente para voces blancas, como se llama a las voces infantiles. En este caso, interpretarán piezas de Dante Andreo, Alberto Grau y Ana María Raga, los tres compositores sudamericanos muy reconocidos. Son canciones que a los niños les enseñan a cantar lo académico de la música sin ser aburridas. Es música muy bella y divertida. Vamos a combinar con cantos un poco más populares, como un par de canciones de 31 Minutos, grupo chileno que tiene un programa de televisión muy popular. Son canciones más sencillas musicalmente, pero que les enseñan muchas cosas de expresión y de trabajo en equipo".

En el mismo concierto participará también el Ensamble Juvenil del Centro Histórico, formado por nueve chicas, muchas de ellas ex niñas cantoras. "Es muy significativo que haya continuidad en este proyecto, que crezca –indica la directora–. Es por coincidencia que se trate sólo de mujeres, pero también es porque los niños que están en el coro todavía son muy pequeños y les quedan muchos años con su voz blanca. El ensamble tocará obras de Pablo Casals, Alberto Grau, Phil Spector y Ben E. King".

El día que María perdió la voz, ópera escrita especialmente para el coro, con música de Marcela Rodríguez y dirección escénica de Jesusa Rodríguez, contará con tres intervenciones de los niños. "Para ellos actuar con vestuario y en una ópera será una experiencia diferente, nueva y asombrosa. Es pesado, porque para hacer una ópera hay que tener ensayos de cuatro horas, con director, ensamble, orquesta y solistas, pero sin duda la experiencia los va a prepara para cualquier cosa que se dediquen en la vida", indica Renata.

Ya sea que en el futuro vayan a ser artistas, cantantes, directores de orquesta o se dediquen a cualquier otra profesión, agrega la directora, "la experiencia de ejercer la disciplina, de estar cansados pero de todos modos poner el cien por ciento de su esfuerzo, los va a hacer crecer mucho. A ellos, como personas, y al grupo, como coro, porque es una experiencia totalmente nueva. Marcela Rodríguez ya los escuchó y está muy contenta con el resultado. Ha sido muy satisfactorio ir avanzando poco a poco, con mucho trabajo y dedicación".