Niños Cantores de Viena suben a la rueda de la fortuna

Risas, caras de emoción y sorpresa podían verse en todo el parque donde los menores se distraían y relajaban antes de sus presentaciones de este 2 y 3 de septiembre en el Auditorio Luis Elizondo.
Niños Cantores de Viena.
Niños Cantores de Viena. (Leonel Rocha)

Monterrey

Los 24 pequeños que conforman la agrupación Niños Cantores de Viena se subieron ayer lunes a la rueda de la fortuna en el Parque Fundidora, en Monterrey, Nuevo León.

Risas, caras de emoción y sorpresa podían verse en todo el parque donde los Niños Cantores se distraían y relajaban antes de sus presentaciones de este 2 y 3 de septiembre en el Auditorio Luis Elizondo.

Los menores, provenientes de diferentes partes del mundo, deleitarán al público regiomontano con sus melodiosas voces interpretando algunas canciones mexicanas.

"Se priorizó lo mexicano", declaró el director de la orquesta, Oliver Stech, quien cuenta que lo que caracteriza a este show son las canciones tan emblemáticas del país como "Cielito lindo" y "El rey", la cual es interpretada por dos niños mexicanos.

Antonio López Ríos e Iván Reséndiz, ambos originarios del Distrito Federal, contaron el orgullo que sienten cada vez que suben a un escenario.

"Estoy feliz de poder representar a mi país, hacer todas esas giras con los niños cantores y cantar en tantos conciertos", dijo Antonio López Ríos.

Por su parte, Iván Reséndiz expresó estar muy feliz de la experiencia que vive día con día en el coro.

"Es muy divertida y muy bonita, las giras en varios países, me gusta mucho esto, cantar y todo este mundo de los niños cantores de Viena" expresó.

Los jóvenes mexicanos de ocho años fueron elogiados por su bella voz y a partir de ese momento llegaron a Viena a prepararse y lograr su sueño.

"Fui a un curso de verano y ahí me dijeron que podía entrar y entonces hice un año de preparación y luego ya entré..." expresó orgulloso Antonio, quien ya lleva un año y medio en el coro.

Iván Reséndiz, que lleva tan sólo seis meses, contó que todo fue gracias a una maestra del instituto donde estudiaba.

"Yo hice una audición allá en Viena, me dijo la maestra Teresa González que podía irme a los cantores de Viena y lo hice", cuenta orgulloso.

Los regiomontanos también podrán deleitarse escuchando "El corrido de Monterrey" con las distinguidas voces de los infantes acompañadas únicamente de algunos tambores.

"Estamos muy felices de interpretar eso", declaró uno de los niños mexicanos.

Los 24 niños que conforman el coro tienen diferentes inspiraciones que los motivan a dar lo mejor de ellos para poder sobresalir en la música como sus ídolos.

Desde Michael Jackson hasta Mozart; muchos de los niños ya tienen planeado cuál es su ejemplo a seguir y qué es lo que quieren llegar a ser cuando crezcan.

"Aparte de seguir con mis estudios, yo quiero llegar a ser un músico bueno", dijo Iván Reséndiz a sus tan sólo ocho años.

De dos a tres horas diarias dedican a los ensayos en el instituto, sin embargo, a pesar de las responsabilidades y madurez que implica ser uno de los Niños Cantores de Viena, ellos nunca han dejado su infancia atrás y aseguran siempre divertirse durante sus días libres e incluso en los viajes de las giras.

"Cuando fuimos a Guadalajara jugamos fútbol, hacemos varias actividades; a veces nos divertimos con los aparatos electrónicos", dijo Antonio Pérez Ríos.