Dos mexicanos entre los Niños Cantores de Viena

Cuentan con una experiencia muy intensa en la interpretación de música en magníficas salas de concierto, dice el director Gerald Wirth.

México

Quinientos dieciséis años de trayectoria respaldan el prestigio de los Niños Cantores de Viena, al que han recurrido desde compositores de la talla de Mozart y Salieri. Por primera vez en su historia, la institución cuenta con las voces de dos mexicanos: Antonio López-Ríos e Iván Reséndiz, de 8 y 9 años, respectivamente.

Gerald Wirth, director artístico del coro que estará en México del 2 al 10 de septiembre, dice en entrevista telefónica que "los niños que vienen de México son buenos músicos, tienen voz y saben concentrase bien, lo que es muy bueno, porque los tiempos para ensayo son largos y los niños necesitan enfocarse en el trabajo. Cuentan con una experiencia muy intensa en la interpretación de la música en magníficas salas de concierto y con grandes músicos."

Al preguntarle si las voces de Antonio e Iván tienen un tono especial, Wirth asegura que "cada voz, de cada niño en el mundo, tiene un color especial. Es difícil, al menos para mí, distinguir un tipo especial de color en las voces por países. Hay diferentes colores en las voces de los niños, cada uno es distinto y para nosotros los conductores es muy importante atrapar el color individual, pulirlo y luego unir todas las voces en el coro."

Actualmente, los Niños Cantores de Viena provienen de diferentes países, lo que lo convierte en un proyecto multicultural. El director indica que es muy importante que la organización se haya vuelto internacional. "Diría que 80 por ciento es de Viena y el área circundante, pero otros vienen de otros países. Pero si nos comparas con la Orquesta Filarmónica de Viena, sus cuerdas suenan únicas, como las cuerdas de la Orquesta Filarmónica de Viena, independientemente de que los músicos vengan de otros países. Lo mismo ocurre con las voces de nuestro coro: la razón es que los niños que se integran copias las voces de los otros, la mayoría aprende copiando a los niños mayores."

El primer requerimiento para formar parte del coro, asegura el músico, "es amar el canto, porque pueden tener mucha experiencia o habilidades, pero sobre todo deben mostrar interés. Obviamente ensayamos mucho y tenemos que trabajar durante mucho tiempo para cumplir con todos los compromisos."

En tiempos en que las distracciones para los niños se han multiplicado, es un tanto más difícil captar su atención, agrega Wirth. "Sí, es más difícil que hace 30 o 40 años, pero estoy feliz de que el gran porcentaje de los niños que están con nosotros están muy involucrados en la música. De hecho cuando hay tiempo para descansar, en la tarde o en la noche se acercan conmigo y me preguntan si pueden ensayar o si podemos revisar algunas cosas. En estos tiempos de tecnología, se involucran en el poder de la música, lo que para mí es muy satisfactorio."

El coro forma parte de una vieja tradición, asegura el director. "Uno de sus propósitos es enriquecer esta tradición, tanto con el repertorio como con el sonido, cuya calidad es única. Nuestro compromiso es trabajar con las voces hacia ese sonido. Algo único de los coros infantiles es que las voces entre los 10 y los 13 años pueden hacer cosas muy difíciles. Eso ofrece al público una experiencia única."

Wirth fue integrante de los Niños Cantores de Viena en una época muy diferente, pues entonces, cuenta, "la interacción social entre los maestros y los niños era distinta. Sin embargo, tuve la fortuna de contar con un gran director, con el que mantengo una gran amistad, una persona que no solo me formó musicalmente, sino que aprendí mucho sobre otras cosas. Por ello siento que mi papel no solo es formar a los niños musicalmente, sino también en otros aspectos de su personalidad."

Los Niños Cantores de Viena realizarán una gira por Monterrey los días 2 y 3 de septiembre. Luego se presentarán en Guadalajara, Querétaro, Puebla y Distrito Federal los días 4, 6, 8 y 10 de septiembre, respectivamente.

De Mozart a la música ranchera

Con un amplio repertorio que abarca diversos estilos, en sus actuaciones en México los Niños Cantores de Viena presentarán un programa que incluirá obras de Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart, Franz Schubert y Johann Strauss, entre otros compositores clásicos. También interpretarán una serie de canciones folclóricas europeas, incluyendo algunas de Austria, explica Gerald Wirth.

Por supuesto, agrega el director, "habrá un espacio especial dedicado a las voces mexicanas, así que haremos cinco canciones de su país, como El rey, México lindo y querido, Corrido de Monterrey y Guadalajara. Los niños han disfrutado mucho cantar este repertorio, especialmente se han divertido con las armonías de la música mexicana. Les gusta mucho la música latinoamericana porque es muy rítmica y, en términos de armonía, no les resulta difícil de aprender. El lenguaje puede ser un poco difícil, pero no demasiado. También haremos algunas canciones de películas, como el tema Bajo del mar de La sirenita. Será un repertorio muy variado."