Necesario abrir espacios para los nuevos dramaturgos

Y con esto permitir a los espectadores conocer nuevas expresiones de jóvenes talentosos.
Explica que deben existir espectáculos de calidad.
Explica que deben existir espectáculos de calidad. (Enrique Hernández)

Toluca

Es necesario abrir espacios a los nuevos dramaturgos, afin de conocer nuevas expresiones que permitan a los espectadores no solo verobras de escritores ya consagrados, consideró el actor Diego Jáuregui, quiendijo que como en todas las épocas “hay de todo”.

Existen muchos talentos, “eso me hace positivo y creo quedeberíamos tomarlos más en cuenta porque luego tienden a recluirse, como sonjóvenes nadie confía en ellos y montan clandestinamente su trabajo”.

Aunque no es un experto en la dramaturgia de laactualidad, los temas que perdurarán siempre serán el amor, el conflicto, laguerra y cuestiones universales que aporten al espectador algo más, siempre conprofesionalismo.

Para ello también es necesario brindar espectáculos dealto nivel, “que sea un círculo virtuoso, que la calidad genere en ellos (en elpúblico) el deseo de ver más obras de calidad”.

Decir que una puesta en escena es buena o no es unacuestión de subjetividad; sin embargo aquel teatro que “te toca, del que salesdiciendo: ese soy yo, ese es mi país, me reconozco lo suficiente” o motiva aalguien para hacer algo, será el que estará aportando algo más que un espaciode entretenimiento.

El teatro contribuye a educar a las personas, pero no deesa forma forzada, sino como aquella que se hace con sinceridad, “cuando unoreflexiona en el escenario sobre lo que a uno le importa, eso es enseñanza”.

El histrión presenta actualmente el monólogo “Conferenciasobre la lluvia”, de la autoría de Juan Villoro, en el que el escritor mezclafrases de diferentes poetas sobre este fenómeno natural, mientras desenreda lahistoria de un bibliotecario que narra las frustraciones que le han dejado susdesamores.

La obra fue presentada recientemente en el TeatroUniversitario “Los Jaguares”. Villoro “eligió ciertos poemas y textos literariospara conectarlos con el desencanto amoroso, citas que no son muy alegre, comollueve en mi corazón como llueve en la ciudad, son frases tristes, creo que lalluvia está muy asociada en este caso con las lágrimas”, compartió.

Diego Jauregui estudió en el Centro Universitario deTeatro, tiene una trayectoria de 33 años y 6 de haberse integrado a la CompañíaNacional de Teatro.

Es necesario abrir espacios a los nuevos dramaturgos, a fin de conocer nuevas expresiones que permitan a los espectadores no solo ver obras de escritores ya consagrados, consideró el actor Diego Jáuregui, quien dijo que como en todas las épocas “hay de todo”.
Existen muchos talentos, “eso me hace positivo y creo que deberíamos tomarlos más en cuenta porque luego tienden a recluirse, como son jóvenes nadie confía en ellos y montan clandestinamente su trabajo”.
Aunque no es un experto en la dramaturgia de la actualidad, los temas que perdurarán siempre serán el amor, el conflicto, la guerra y cuestiones universales que aporten al espectador algo más, siempre con profesionalismo.
Para ello también es necesario brindar espectáculos de alto nivel, “que sea un círculo virtuoso, que la calidad genere en ellos (en el público) el deseo de ver más obras de calidad”.
Decir que una puesta en escena es buena o no es una cuestión de subjetividad; sin embargo aquel teatro que “te toca, del que sales diciendo: ese soy yo, ese es mi país, me reconozco lo suficiente” o motiva a alguien para hacer algo, será el que estará aportando algo más que un espacio de entretenimiento.
El teatro contribuye a educar a las personas, pero no de esa forma forzada, sino como aquella que se hace con sinceridad, “cuando uno reflexiona en el escenario sobre lo que a uno le importa, eso es enseñanza”.
El histrión presenta actualmente el monólogo “Conferencia sobre la lluvia”, de la autoría de Juan Villoro, en el que el escritor mezcla frases de diferentes poetas sobre este fenómeno natural, mientras desenreda la historia de un bibliotecario que narra las frustraciones que le han dejado sus desamores.
La obra fue presentada recientemente en el Teatro Universitario “Los Jaguares”. Villoro “eligió ciertos poemas y textos literarios para conectarlos con el desencanto amoroso, citas que no son muy alegre, como llueve en mi corazón como llueve en la ciudad, son frases tristes, creo que la lluvia está muy asociada en este caso con las lágrimas”, compartió.
Diego Jauregui estudió en el Centro Universitario de Teatro, tiene una trayectoria de 33 años y 6 de haberse integrado a la Compañía Nacional de Teatro.m