Paladines del cambio constante

A Nat Hentoff le debemos uno de los libros más apasionados sobre el jazz, género tan escurridizo que tratar de definirlo es tarea tan difícil como interminable.
Nat Hentoff en su estudio.
Nat Hentoff en su estudio. (David L. Lewis/Wishing Well Productions)

El mes pasado, el crítico de jazz, productor, historiador y comentarista político Nat Hentoff cumplió 90 años. No fue noticia de primera plana. Ted Gioia, también historiador del jazz y otras músicas, difundió la noticia a través de un artículo de World Net Daily (WND). Hentoff es autor de libros fundamentales del jazz, como Journey Into Jazz, The Jazz Life, Jazz Is y American Music Is, así como Hear Me Talkin' To Ya, escrito en colaboración con Nat Shapiro, entre muchos otros. También ha sido colaborador de importantes revistas y diarios, así como productor discográfico.

En el artículo de WDN advierte que no piensa retirarse. Aunque ha tenido problemas de salud, prometía regresar con su columna política en WDN, pues una de sus preocupaciones es saber quién será el próximo presidente de Estados Unidos. Hace algunos meses había declarado: "Posiblemente Obama es el presidente más peligroso y destructivo que hemos tenido".

Al referirse a su deseo de seguir escribiendo, recuerda que alguna vez le comentó a Duke Ellington: "Duke, no tienes que seguir pasando por todo esto, puedes retirarte con tus regalías de Ascap (siglas en inglés de Sociedad de Compositores, Autores y Editores de Estados Unidos). Duke me vio con dureza y respondió: '¿Retirarme? ¿A qué?".

Defensor a ultranza de las libertades civiles, Nat ha dicho que "la mayoría de nosotros llevamos una vida regulada, siguiendo un modelo —o somos conducidos a éste—. A diario las sorpresas son relativamente pocas. Y excepto por las incertidumbres económicas o físicas, no enfrentamos ni buscamos grados de riesgo significativos, porque en la mayoría de nosotros un impulso fundamental se dirige hacia la obtención de la mayor seguridad posible. En este sentido, los jazzistas, de todos los músicos, son nuestros suplentes hacia lo impredecible, nuestros paladines del cambio constante".

A Nat Hentoff le debemos uno de los libros más apasionados sobre el jazz, género tan escurridizo que tratar de definirlo es tarea tan difícil como interminable. Jazz Is es un conglomerado de ricos diálogos que el crítico ha tenido a lo largo de su vida con músicos que han dado su vida por el género al que define como "música-espíritu".

En el prólogo les agradece su música y el tiempo que le han dedicado. "Son una mezcla brillante: cada uno vivió —o sigue viviendo— una existencia obsesionada por esta música-espíritu, sus misterios y su infinita seducción. Y, por supuesto, el magnetismo funciona en ambos sentidos. Una vez que estás dentro de la música querrás profundizar más y más, porque es imposible hartarse".