La NASA lanzará satélite para vigilar el calentamiento global

Buscan identificar los lugares de la Tierra con efecto invernadero.
El artefacto también analizará donde se absorve el CO2.
El artefacto también analizará donde se absorve el CO2. (JPL-Caltech/AP )

Los Ángeles

Cinco años después de que un satélite de la NASA para vigilar las emisiones de CO2 cayera en el océano Antártico tras su despegue, la agencia espacial lanzará un modelo calcado, pero esta vez en un cohete diferente.

La misión, valorada en 468 millones de dólares está diseñada para estudiar las emisiones del principal impulsor del cambio climático. Parte de ese dióxido de carbono es absorbido por los árboles y los océanos, y el resto queda suspendido en la atmósfera, atrapando el calor del sol y calentando el planeta.

Los niveles de CO2 en la atmósfera varían con las estaciones y en distintas zonas del planeta. Las actividades naturales y artificiales que provocan los cambios son complicados.

El Observatorio Orbital de Carbono-2, (OCO-2, por su sigla en inglés), podrá mirar con detalle la mayor parte de la superficie terrestre para identificar los lugares donde se produce o absorbe este gas de efecto invernadero.

“Nos permitirá comprender qué procesos controlan la cantidad de carbono absorbido en un momento y lugar determinados”, explicó en un correo electrónico Anna Michalak, científica de la Institución Carnegie para Ciencia.

La misión, diseñada para durar dos años, podría ofrecer datos que ayudarán a los científicos a hacer predicciones sobre los niveles futuros de dióxido de carbono y su impacto.

La NASA sufrió un gran desastre científico —y financiero— en 2009, cuando un cohete que portaba al satélite original cayó en las aguas del océano Antártico unos minutos después de despegar de la base aérea militar de Vandenberg, en la costa central de California.

Tras el accidente, los ingenieros volvieron a trabajar y construyeron un satélite gemelo casi idéntico, que se envío antes del amanecer. En lugar de emplear el mismo cohete, este modelo se lanzó con un Delta 2.