Músicos rusos comparten sus “saberes” en México

El sistema educativo en Moscú comienza con niños de siete años y termina en el posgrado: Sokolov, rector de la escuela de música.
Los dos académicos rusos ofrecerán conferencias magistrales.
Los dos académicos rusos ofrecerán conferencias magistrales. (Especial)

México

Están en México dos representantes del Conservatorio de Moscú: su rector, Alexander Sokolov, y Sergey Kravchenko, jefe de la academia de cuerdas. La pregunta obligada es: ¿cómo logra Rusia tal calidad de músicos, reconocida a escala internacional?

Esos especialistas ofrecieron ayer clases magistrales, que, junto con una conferencia y un concierto, forman parte de las actividades por el festejo del 150 aniversario del Conservatorio Nacional de Música de nuestro país, así como del Encuentro de Conservatorios: México-Rusia. Éste también cumple 150 años en estos días.

“Nuestro sistema educativo musical es ininterrumpido, de lo que somos muy conscientes y por lo que sentimos mucho orgullo, pues se comienza a los siete años de edad (puede ser desde los cuatro en el hogar) y tiene continuidad hasta un posgrado.

“El Conservatorio de Moscú tiene ‘criaderos’, escuelas especializadas para niños talentosos, así como el Colegio de Música; a estas dos instituciones ingresan personas que tienen ya un dominio importante de la música”.

Así explica la primera parte del método de formación artística en Rusia Sokolov, doctor en arte por el Conservatorio de Moscú y ex ministro de Cultura y Medios de Comunicación de la Federación Rusa (2004-2008).

Añade que el ingreso a esta institución es por selección, de tal manera que los que se quedan son personas talentosas y muy preparadas; 50 por ciento es de Moscú y la otra mitad de otras partes de Rusia. Actualmente hay mil estudiantes rusos y alrededor de 200 extranjeros; la educación es gratuita, aunque para los extranjeros sí hay una cuota que puede ser solventada con una beca.

“Además existen múltiples escuelas de música que preparan al público. Se trata de gente que estudia la música como parte de un desarrollo integral, pero no necesariamente van a ser músicos profesionales, lo cual genera un ámbito que suma calidad en todos los niveles”, dice a MILENIO.

Lo más importante, sin embargo, es la disciplina, la comunicación que hay entre maestro y alumno: “Algo que se fomenta mucho en el conservatorio es la continuidad de las tradiciones; es decir, el alumno no solamente conoce muy bien a su profesor sino también con quién estudió su maestro, y así. Se recupera siempre una especie de linaje de los maestros.

Señala Sokolov: “Esto es lo que llamamos escuela: la tradición de la calidad de sonido, muchos aspectos de interpretación y
de aspectos musicales que se van heredando durante generaciones”. Kravchenko explica que en las tres veces que ha visitado México ha visto jóvenes con mucho talento, a los cuales quizá les falte esfuerzo, desarrollar más disciplina, más dedicación, desarrollar más sus posibilidades. “Ese es como mi gran consejo y deseo”, señala.

Kravchenko impartió una clase magistral ayer al mediodía; hoy hará lo mismo a las 11:00 en la Sala 4 del Conservatorio Nacional de Música. Sokolov dará una conferencia de Musicología el viernes 6 a las 17:00 en el mismo espacio.

El mismo viernes a las 19:00, en el auditorio Silvestre Revueltas, se llevará a cabo un concierto de gala en el que participará el pianista y director del CNM, David Rodríguez de la Peña. Posteriormente se presentará el Dúo Petrof, integrado por los pianistas Anatoly Zatin y Vlada Vassilieva.

El cierre corresponderá a Melodía y Valse-scherzo, de Piotr Ilich Chaikovski, e Introducción y Rondó caprichoso, de Camille Saint-Saëns, a cargo de Kravchenko en el violín, acompañado al piano por Svetlana Logounova.