La razón de ser del 'no tocar'

Al contar con obras de más de 300 años, Mariana Torres, del área de Talleres de Museo Arocena de Torreón, señala han creado cursos para acercar al arte de otras formas a sus visitantes.

Torreón, Coahuila

La infraestructura con la que cuentan algunos museos interactivos permite poder tocar la oferta cultural con que cuentan dichos recintos. Sin embargo, para espacios con acervo artístico de más de cien años de historia como los que resguarda el Museo Arocena de Torreón, la frase "prohibido tocar" es una constante.

Mariana Torres Betancourt, del área de Diseño de Talleres y Actividades, señala que mediante las actividades que se coordinan en este sitio, es posible lograr un acercamiento previo a la cultura y consolidar las razones por las que en ciertas exposiciones está prohibido tocar las obras de arte, sin que esto represente una variable agresiva para el visitante.

“Nosotros no somos un museo como el Papalote en donde pueden tal cual tocar las piezas sino que si somos más cuidadosos de que no toquen. Ante ello tenemos que diseñar actividades para que se pueda interactuar con el arte”, aseguró.

El museo lagunero estará abriendo nuevos cursos durante el mes de septiembre.

Añadió que a los visitantes en especial a los niños, se les explica el motivo del porqué no pueden tener contacto con las obras de arte. “Algunas de ellas pueden tener hasta 300 ó 400 años de antigüedad, por lo que se debe evitar tocarlas para que se puedan seguir conservando como están hasta este momento”, dijo.

DAN ALTERNATIVAS CON TALLERES

Indicó que ante ello, se tienen programas diferentes como el Laboratorio de Ideas, que tiene como propósito que los estudiantes se acerquen a las artes plásticas, sobre todo a la pintura, al dibujo y en algunas ocasiones a la escultura.

“Además tenemos el taller de Manga que va en su último módulo y el taller de cerámica que ya concluyó. El próximo semestre se tendrá talleres de grabado”, señaló.

Cuestionada en torno a la demanda de este tipo de cursos, dijo que anteriormente sólo eran solicitados por parte de niños, pero luego también los jóvenes y adultos empezaron a tener interés en ellos como parte de su acercamiento al arte.

“Mediante los talleres que se les imparten, se les inculca que deben cuidar aquellas piezas que ellos mismos realizan, cuidado que deben tener con el resto de las obras de arte, cerró.