Museo subacuático de Campeche, listo en verano

En Playa Bonita será abierto el proyecto, que procura la difusión del patrimonio cultural submarino a través de medios didácticos y amenos.

México

Una singular experiencia en el fondo del mar es lo que ofrecerá el Museo Arqueológico Subacuático, el primero de su tipo en México, que recreará, con todos sus detalles, el naufragio de una embarcación del siglo XVIII.

Este nuevo museo en Playa Bonita, en Lerma, a 10 kilómetros de la ciudad de Campeche, es una propuesta de la arqueóloga Helena Barba Meinecke, impulsada por el gobierno del estado, para dar a conocer la riqueza subacuática de la región y en general del país.

A partir del próximo verano se podrá realizar esta visita arqueológica bajo el agua, a través de una reconstrucción que ambientará el naufragio de un navío. Habrá guías especializados que llevarán a los visitantes por un recorrido especial en el que les explicarán la importancia del patrimonio arqueológico que se encuentra en la profundidad de los mares a consecuencia de los naufragios, dijo a MILENIO Barba Meinecke, responsable de Arqueología Subacuática de la península de Yucatán.

"Queremos mostrar la riqueza del patrimonio cultural que está en la profundidad de las aguas de nuestro país para que los visitantes la conozcan y consideren su valor histórico, ya que de esa forma se contribuirá a evitar el saqueo hormiga en las aguas de México", subrayó la especialista.

Este museo sumergido a cinco metros abarcará un kilómetro cuadrado y su información estará basada en investigaciones históricas, documentales y de campo. El barco medirá 80 metros lineales y estará acompañado de sus toneles de carga, así como de seis cañones, balas, cuatro anclas, barriles y alfarería, para dar la impresión de que realmente se trata de una embarcación hundida.

"Hace algunos años se me ocurrió la idea de recrear un naufragio de un barco, uno de los más de 400 que se han encontrado alrededor de la península de Yucatán, y depositarlo en esta área, que es la única de San Francisco de Campeche donde se tiene una área resguardada por el gobierno del estado, así como por la Administración Portuaria, y por el INAH", detalló la arqueóloga.

El propósito es llevar a la población el concepto de un museo vivo, en el que pueda bucear y hacer snorkel, donde pueda divertirse y aprender. Añadió: "También es importante considerar que exista una derrama económica hacia la población de Lerma, que no se ha visto favorecida con la designación de Campeche como Ciudad Patrimonio".

Lirio Suárez Améndola, delegada del INAH en Campeche, explicó que para hacer este gran proyecto Barba Meinecke planteó un presupuesto de 1.5 millones de pesos solo para la reproducción: "Pero entre todo lo que se ha estado haciendo, el gobierno estatal lleva más de 4 millones de pesos, como los estudios que se realizaron en materia de impacto ambiental, además de los de prospección arqueológica subacuática, y todo lo necesario para resguardar ese espacio implica mayores recursos".


Cultura y entretenimiento

Toda la historia científica acerca de un barco que naufraga será reconstruida por los arqueólogos y puesta al alcance del público que acuda a este museo, donde descubrirá cómo es que un barco antiguo llegó a la costa, por qué al zarpar sucumbió a una gran tormenta y cómo, en el naufragio, los marinos, en medio de la desesperación, empezaron a tirar la carga, incluidos sus cañones y sus balas, para intentar flotar, hasta que finalmente la embarcación terminó en el fondo del mar.

De esa forma, "lo que hacen los arqueólogos es reescribir esas historias de cada uno de los marineros que iban a bordo, y recurrir al mismo tiempo a los objetos encontrados para narrar esa tragedia".

Suárez Améndola comentó que el museo representa la oportunidad de realizar un viaje al pasado, teniendo como eje las investigaciones realizadas por especialistas sobre los hundimientos de los barcos históricos.

El reto es hacer llegar la información científica de una manera didáctica a quien visite el Museo Arqueológico Subacuático, con la intención de que la gente se divierta, ya que al hacerlo, difícilmente se le olvidará esta experiencia y siempre tendrá presente la importancia de cuidar el patrimonio sumergido. La protección, conservación, investigación y difusión del patrimonio subacuático se hará de una manera diferente, es decir, "será un proyecto cultural con contenido pero a la vez divertido".

La realización de este sueño ha sido posible, destaca la especialista, gracias al apoyo del gobierno de Campeche y a que se han dado las condiciones económicas, políticas y sociales.


Llegar a la población

Al sumergir la estructura del barco así como los cañones, las anclas y demás objetos que darán contexto al naufragio, se creará un arrecife natural.

"Hace cuatro años hicimos un programa piloto, para el que utilizamos un cemento que se fragua en el agua, y que es el mismo que se usa en las plataformas de Pemex, cubierto de una resina que, más que alterar el medio, ayuda a que se adhiera toda la vida marina. Esa es la forma de poder crear arrecifes artificiales".

Todos está listo, solo falta cortar el listón inaugural para que empiece a funcionar el museo, el cual no tendrá costo, pero lo que sí se cobrará será practicar el buceo y el snorkel en el sitio.

La idea es que el público pueda ver la réplica de este barco hundido desde la superficie a través de embarcaciones con fondos de cristal, y antes de sumergirse acceda a videos informativos para que cuando esté dentro del mar tenga todo el contexto posible.

Lo más importante es que este museo se diseñó para que el naufragio se apegue lo más posible a la realidad.

Suárez Améndola detalló a MILENIO que el esqueleto del barco sumergido es de madera dura, con la finalidad de que soporte la salinidad del mar, mientras que el resto de los objetos, como las anclas y los cañones, se están reproduciendo con un concreto especial.

"Los cañones que se hicieron aquí en Campeche por artesanos locales son reproducciones de los originales y se realizaron a través de moldes", dijo Suárez Améndola, quien indicó que el museo se financia con recursos del gobierno del estado de Campeche, así que conforme han ido dando recursos, se ha avanzado en su diseño.

"Con este museo se logrará acercar el patrimonio a la gente, ya que es muy difícil que pueda tener un acceso a un naufragio, debido a que nosotros resguardamos las ubicaciones exactas de estos hundimientos con el propósito de evitar el saqueo", añadió.

"El conocimiento de nuestro patrimonio sumergido es muy escaso ya que la ciencia llega a muy pocos; por lo general se queda entre los investigadores y en las revistas, en los libros y en las bibliotecas, pero con este gran proyecto llegaremos realmente a la población".