Museo de Wagner reabre tras cinco años de restauraciones

La reinauguración coincide con el inicio del festival de Bayreuth.
Busca evitar que la vivienda parezca una “Disneylandia histórica”.
Busca evitar que la vivienda parezca una “Disneylandia histórica”. (EFE)

Berlín

La casa museo dedicada al compositor alemán Richard Wagner, Wahnfried, reabrió sus puertas tras una larga renovación y ampliación que duró cinco años con un costo de más de 20 millones de euros (más de 21 millones de dólares).

La reapertura tuvo lugar un día después del inicio del Festival de Bayreuth, que se celebra cada año en la ciudad homónima en el sur de Alemania para homenajear al artista.

El resultado es una casa museo que lejos de que se intente sea un lugar de veneración al reconocido pero también controvertido compositor alemán, sea un lugar para el recuerdo que deje al margen a las opiniones críticas sobre él, ya que sus ideas fueron saludadas casi un siglo después por el nazismo, señalaron los responsables del proyecto.

La que fuera vivienda de Richard Wagner, quien vivió entre 1813 y 1883, sigue siendo el corazón ampliado del museo, pero sin que haya sido reconstruido para ocultar el paso del tiempo. Por eso faltan algunos muebles o pinturas, una decisión consciente para evitar que la vivienda parezca una “Disneylandia histórica”, según su director Sven Friedrich.

Tampoco es como una casa de muñecas para que el visitante se sienta cerca de Wagner, de su mujer Cósima o de los niños, porque de la vivienda histórica real no queda nada: una bomba la destruyó casi por completo en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial en 1945. “Queremos unir el deseo de la experiencia de acercarse a la vida de Wagner con un deber de honradez histórica”, dijo Friedrich. Las obras de la planta baja se han reconstruido con base a fotografías históricas, “para crear una impresión, pero no una ilusión de cómo era la vida de Wagner”.