Museo Tamayo resume 45 años de trabajo de Mullican

A partir de hoy el recinto presenta la exposición 'That World/Ese mundo'.
El Museo Tamayo resume 45 años de trabajo de Mullican, artista estadounidense cuya obra se caracteriza por explorar las diversas formas de la percepción de la realidad.
El Museo Tamayo resume 45 años de trabajo de Mullican, artista estadounidense cuya obra se caracteriza por explorar las diversas formas de la percepción de la realidad. (Matt Mullican)

México

Por primera vez se presenta en México el artista estadunidense Matt Mullican (Santa Mónica, 1951), cuya obra se caracteriza por explorar las diversas formas de la percepción de la realidad. Dada su trayectoria y su apuesta creativa, el Museo Tamayo tomó la iniciativa de exhibir su propuesta artística en la exposición Matt Mullican. That world/Ese mundo, que será inaugurada hoy, y en la que se resume y revisa la creación del artista en los últimos 45 años, en los que ha marcado tendencia.

El excéntrico artista, rodeado de dibujos, pinturas, trabajo gráfico, publicaciones, cuadernos, videos, registros de performances y documentos, dice que su propuesta es muy filosófica, porque habla de metafísica y de ontología, porque se interesa por el pensamiento y por la abstracción. A lo que aspira, revela el creador, es a plantear a nivel artístico la forma en que los individuos representan al mundo.

Al respecto, Mullican dice que empezó preguntándose por la realidad dentro de la imagen, y después cómo esta imagen se iba configurando en el espacio. De ahí que el único propósito de su obra es simplemente entender el mundo que lo envuelve; por esa razón el epígrafe de la exposición dice: “No es el mundo que tú ves, es el mundo como yo lo veo representando el mundo que tú ves”.

El artista, que en la década de los setenta creó su modelo cosmológico como un instrumento subjetivo de cómo el individuo está inmerso en la sociedad, va más allá y reconoce que “el tema de la muerte es uno de los dilemas que enfrento en mi trabajo, que al final se vuelve una estrategia de mi obra”.

De la hipnosis al video

Con sus propuestas Mullican ha impuesto incluso tendencias, porque muchos creadores hoy en día, quieren realizar trabajos a su estilo, dice Willy Kautz, curador de la exposición, quien subraya la importancia de esta revisión artística en el Museo Tamayo.

Kautz explica que las obras de la muestra empiezan a finales de los sesenta, su fase formativa, “cuando él plantea la problemática de entrar a la imagen y mostrar la realidad dentro de ella, que es una constante y una obsesión a lo largo de toda su trayectoria. Es decir, la exposición da inicio con la representación de su mundo”.

En el recorrido por la muestra lo primero que verá el público será una serie de dibujos muy esquemáticos; luego se encontrará con obras de gran formato, pasará por la realidad virtual y llegará hasta los proyectos arquitectónicos, donde literalmente el espectador entra a la imagen.

“Para finalizar, en la exposición se presentan los experimentos en los que el artista ha hecho hipnosis; para él, la hipnosis es el espacio de su psique, el último espacio de la realidad constituida de lo que nosotros percibimos. Es una laberinto de dibujos, de material de performance y videos”.

La exposición ofrece distintos niveles, a través de los cuales el público puede entrar en la mente del artista. Desde su práctica artística Mullican explica el mundo y su cosmología, apoyado en la cultura, la ciencia, las artes, el lenguaje y la subjetividad.

En esta exposición destacan sus cuadernos donde Mullican hace sus anotaciones y reflexiones de su universo creativo: “De hecho haremos una publicación, que acompañará a la muestra, con el contenido de uno de sus cuadernos, que para él es el más importante, porque estaba en la universidad, de 1971 a 1975, y porque ahí está toda la base de su trabajo; por eso seleccionó textos, dibujos y diagramas de ese cuaderno”, concluyó Kautz.