Murió Mladen Stilinović, el hombre que hizo arte dormido

El artista recurrió en numerosas ocasiones al absurdo y la ironía para criticar las estructuras del poder y al arte mismo.

Mladen Stilinović, artista serbio —aunque radicado en Croacia— y una de las figuras centrales del arte conceptual en las últimas tres décadas del siglo XX, murió a los 69 años a causa de una "seria enfermedad", según informaron medios de Croacia. 

Nacido en Belgrado en 1947, apenas dos años después de que terminara la Segunda Guerra Mundial, Stilinović adquirió reconocimiento en los setentas por su trabajo crítico de las estructuras de poder y su preocupación por examinar la relación entre el arte y el trabajo. Buena parte de sus obras cuestionaron la estética y las vanguardias a través del absurdo y la ironía.

En 1978 diseñó la más polémica de sus obras, Artist at work (Artista en el trabajo), un performance en el que el artista, envuelto en una sábana blanca y con la cabeza descansando sobre una almohada, literalmente, duerme en una galería. Una serie de ocho fotografías en blanco y negro documentan el acto.

La crítica era fuerte pero clara: Stilinović quiso mostrar cómo un artista es incapaz de ser productivo y participar en la dinámica de la sociedad capitalista. Para él, arte y trabajo eran dos entidades no sólo contrastantes, sino radicalmente opuestas, y sólo el tiempo libre era capaz de propiciar la creatividad. Ese pensamiento lo acompañaría durante toda su vida artística. En 1993 escribió un manifiesto en el que sentenció: "No hay arte sin pereza".

En septiembre de 2015, el Museo Universitario de arte Contemporáneo de la UNAM (MUAC) exhibió la retrospectiva Mladen Stilinović. 1+2 ≡, que mostró varias de sus tácticas artísticas como intercambiar la definición de todas las palabras del diccionario por la palabra dolor o subastar el color rojo, signos inequívocos de su humor crítico.