Murales de Portinari para la ONU se despiden de Brasil

Antes de regresar a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, las obras recién restauradas del pintor brasileño estarán en la muestra "Guerra y paz, de Portinari", Belo Horizonte.
Los murales, que adornan la sede de la ONU desde 1957, fueron sometidis a un proceso de limpieza en seco.
Los murales, que adornan la sede de la ONU desde 1957, fueron sometidis a un proceso de limpieza en seco. (EFE)

Belo Horizonte

Los murales que el pintor brasileño Cándido Portinari (1903-1962) hizo para la sede de las Naciones Unidas en Nueva York en los años 50 se despiden de Brasil, donde fueron restaurados, con una exposición en la ciudad de Belo Horizonte.

La muestra "Guerra y paz, de Portinari" fue inaugurada en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, donde permanecerá abierta hasta el 24 de noviembre y después viajará a París, última parada antes de su regreso a la ONU.

El remodelado Cine Theatro Brasil-Vallourec acoge no solo los paneles con los murales, la última obra del reconocido artista brasileño, sino los esbozos, relecturas de otros artistas, documentales, vídeos y contenido multimedia.

La obra "Guerra y paz" fue encomendada a Portinari en 1952 por el gobierno brasileño, que se la quería regalar a la ONU.

Portinari trabajó con dedicación durante cuatro años y entregó las obras al Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil en 1956.

Los murales, que adornan la sede de la ONU desde 1957, regresaron a Brasil a comienzos de 2011 para ser restaurados en la Fundación Portinari, en Río de Janeiro.

Las obras fueron sometidas a un proceso de limpieza en seco con esponjas combinado con el empleo de innovaciones tecnológicas de restauración en artes plásticas.