El mural que aterró a los berlineses

Los residentes del distrito berlinés Tegel tachan la obra de "depresiva" y puesieron en marcha una campaña para borrarla.

Alemania

Un mural de 42 metros de altura en el que aparece una niña ensangrentada, pintado por el artista español Gonzalo Borondo en la fachada de un edificio del distrito berlinés de Tegel, ha suscitado polémica entre los vecinos y los medios de comunicación alemanes.

En la pintura aparece una chica vestida con un camisón blanco manchado de la sangre que le gotea de una herida en la cabeza y que observa, a través de una ventana, un bosque nevado y sombrío en medio del cual se haya un cuerpo desnudo, esposado y atravesado por flechas.

Según explica el diario Tagesspiegel, el mural, junto a otros grandes grafitis, fue encargado por la constructora Gewobag a la red de artistas callejeros Urban Nation, pero se ha encontrado con la oposición de los vecinos.

Los residentes del barrio, agrupados en la asociación "I love Tegel", pusieron en marcha una campaña para recoger firmas y eliminar o pintar sobre una obra artística que tachan de "depresiva" y que, alegan, genera "sensaciones negativas".

A través de su página de Facebook, se quejan de que la pintura es demasiado tétrica como para copar los 42 metros de altura que tiene la fachada del bloque de pisos y denuncian que se encuentra muy cerca de una escuela infantil y de un albergue de refugiados.



"¡Está totalmente fuera de lugar al lado de una escuela infantil" o "No es que me parezca fea, es que me parece repugnante" son algunos de los comentarios que pueden leerse en la cuenta con la que operan en la red social.

La empresa Gewobag anunció que espera llegar a un acuerdo con los vecinos a través del diálogo y que, cuando el resto de obras estén terminadas, todos los residentes podrán participar en una presentación del proyecto.