Jefe de la tribu Kikapú será inmortalizado en mural

A casi un año del fallecimiento de Chakoka Anico, Pavel Hinojosa y Martín López parte del colectivo Técnicamente Creativos trabajan en la obra en una barda en el centro histórico de Torreón.

Torreón, Coahuila

A casi un año del fallecimiento de Chakoka Anico, jefe de la tribu Kikapú, dos artistas torreonenses le rinden homenaje con la elaboración de un mural que permanecerá instalado en la barda perimetral del estacionamiento Princesa,  la ciudad.

Pavel Hinojosa Camacho y Martín López Ortega, parte del colectivo TMC (Técnicamente Creativos) indicaron que al pintar al jefe de la tribu kikapú se le rinde homenaje al líder espiritual de El Nacimiento, reservación india ubicada en Múzquiz, Coahuila, quien falleció la madrugada del martes 16 de septiembre pasado.

Con obra en el Esqueit Park de Torreón y un mural en la UTT, este par de jóvenes ya dejaron presencia además en las más transitadas vialidades de la ciudad.

Los jóvenes artistas buscan apropiarse de espacios públicos para construir un lenguaje visual a través de imágenes espectaculares en bardas y otros sitios donde los propietarios permiten la elaboración de obra.

Pavel, de profesión diseñador gráfico y Martín con un título profesional como comunicólogo, durante diez años se han dedicado a la elaboración de pinturas monumentales que dicen, no pretenden alejar de la técnica del grafiti.

Martín explicó que desde el 2007 constituyeron el colectivo TMC y poco a poco se fueron acercando a la población buscando espacios en la calle para hacer su trabajo público.

“Llegamos al estacionamiento Princesa que aquí antes era un cine. Nos platicaron de lo que antes había aquí, que nosotros no conocíamos y nos motivo mucho. Pintamos al líder de tribu Kikapú que falleció el año pasado. Sacamos unas imágenes y estamos haciendo un homenaje a ese personaje de Coahuila. Lo platicamos y nos dijeron que estaba muy padre. Vamos a pintar esto como un inicio”, señaló.

Con obra en el Esqueit Park de Torreón y un mural en la Universidad Tecnológica de Torreón, este par de jóvenes ya dejaron presencia además en las más transitadas vialidades de la ciudad. Y como parte de un proyecto colectivo pretenden la independencia artística y la autosuficiencia económica.

No obstante reconocen que prevalece el prejuicio que genera problemas, en cuanto a la aceptación que debería tener el gobierno municipal hacia su propuesta visual.

“En parte sí está un poco complicado por la ola de violencia que se vino, sí era difícil conseguir los espacios porque esto causa impacto, como tu obra está en la calle muchas veces no sabes si la van a aceptar o no”.

“Es complicado y lo único que podíamos hacer era aventurarnos a salir a pintar y proponer cosas y poco a poco interactuar con la gente para que se dé cuenta de que lo que estamos haciendo está chido y que le estamos dando un poco de color en el entorno gris de la Laguna”, apuntó Martín.

A pesar de que el concepto se encuentra alejado del grafiti como síntoma de malestar social donde la palabra establece comunicación entre grupos y bandas, el simple hecho de utilizar aerosoles es observado como un acto vandálico.

“En un primer momento fue la técnica con la que iniciamos, el utilizar aerosoles, ya poco a poco nos fuimos familiarizando con los pinceles o los rótulos del diseño, pero al final la mejor herramienta fue el aerosol para estar pintando en la calle y las opiniones de la gente se dividen: o no les gusta o dicen qué chido”.

Martín apuntó que la obra, al quedar expuesta en la calle también corre su propia fortuna toda vez que le puede ocurrir cualquier cosa, desde la transformación a través de su intervención mediante gráficos o imágenes superpuestas, o su desaparición parcial o total, de tal manera que su permanencia es efímera.

De ahí la importancia de la atención visual que demuestre la ciudadanía hacia la obra en tanto que ellos buscan llegar a la autosuficiencia, sea mediante contratos, convenios de colaboración o el patrocinio de la obra.

"El muralismo mexicano es parte del discurso pero aun así no nos despegamos tanto del grafiti ya que es la esencia misma del trabajo".

“Promocionamos nuestro trabajo porque nos dedicamos a esto al cien por ciento. Pavel es diseñador, yo soy comunicólogo, entonces tratamos en parte el promocionar nuestro trabajo y que la gente lo vea y lo aprecie. Que le guste y se acerque y nos platiquen”, comentó Martín.

Por su parte Pavel refirió que ahora pretenden desarrollar un proyecto en la Deportiva Torreón, donde el presidente del patronato al verlos crear un mural en el bulevar Revolución, les solicitó que plasmaran su arte urbano en el recinto deportivo.

Así, del diseño gráfico a la comunicación los jóvenes profesionalizan el oficio de la pinta en la calle, no sin antes hacer ruptura con el grafiti tradicional  para llevarlo al nivel de muralismo.

Con influencias de David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, dijeron que buscan realizar una iconografía que permanezca en los espacios públicos de la Comarca Lagunera.

“El muralismo mexicano es parte del discurso pero aun así no nos despegamos tanto del grafiti ya que es la esencia misma del trabajo. No solamente hacemos esto, para nosotros sería igual dedicarnos a pintar lienzos con óleo o acuarela, que lo hacemos, pero ya no estamos tan cómodos con el formato y además mucha gente se dedica a hacer eso y nosotros queremos innovar, proponer algo que ya existe pero renovarlo y que la gente se dé cuenta que es algo bueno y vale la pena invertir”, estableció Pavel.

Con el mural que ahora realizan en homenaje al líder de la tribu Kikapú, los muchachos dicen que participan a la comunidad que existe una reservación en Múzquiz donde los habitantes méxico-americanos mantienen tres idiomas y preservan tradiciones milenarias donde la cosmovisión permite establecer que el Nacimiento es el sitio donde dio origen la vida del hombre.