Muestran la vanguardia de la fotografía alemana

El 5 de junio, el Instituto Goethe de México inaugurará una muestra de imágenes contemporáneas.
Serie "Los viajeros", de Birte Kaufmann.
Serie "Los viajeros", de Birte Kaufmann. (Birte Kaufman)

México

La fotografía alemana actual vive un gran momento. Es innovadora, jugosa y ha roto con la escuela clásica, como la que se hace en Francia, Italia y España, o la que se realiza en países de Europa del Este, como Rumania y Polonia, donde aún se distingue la iconografía en blanco y negro, dice Josefine Rab, directora Gute Aussichten, programa artístico que desde hace 10 años promueve esta disciplina entre los jóvenes de su país.

“Si bien tiene influencia de Escuela de Düsseldorf o la americana, la actual fotografía alemana trata de tener posiciones propias dentro de todas las vanguardias internacionales, lo que hace que destaque de la producción de otras naciones. Su lenguaje se nutre de diversas ventanas: el teatro, el cine, las imágenes en movimiento, los performances y el arte concepto de la década de los sesenta”, explica en entrevista con MILENIO.

Como resultado de este programa, el cinco de junio será inaugurada en el Instituto Goethe de la Ciudad de México la muestra La fotografía alemana hoy, la cual está compuesta por 60 imágenes de nueve fotógrafos de ese país, que viene de presentarse en ciudades como Washington D.C., Los Ángeles y Mónaco, entre otras.

Algunos de los artistas participantes son Nadja Bournonville, Anna Domnick, Birte Kaufmann, Lioba Keuck, Alwin Lay, Marian Luft, Stephanie Steinkopf y Daniel Stubenvoll. Fueron seleccionados mediante un concurso que anualmente organiza la Gute Aussichten (en español Buenas perspectivas), en las principales universidades de ese país, cuenta.

“Desde hace 10 años, la Gute Aussichten realiza un concurso entre las universidades que tienen como materia la fotografía. A esta competición se invita a los cinco mejores trabajos de cada institución, por lo que reunimos alrededor de 100 portafolios de 33 instituciones académicas. El premio para los ganadores no es dinero, ni equipo fotográfico, sino una cadena de exposiciones que se organizan por Alemania y el mundo. En esta ocasión la muestra estará llegando de Washington, y previamente estuvo en Los Ángeles, Hamburgo, Mónaco y Milán”, menciona la también museógrafa.

La exhibición está dividida en nueve núcleos temáticos que corresponden a cada de uno de los participantes, y que, al mismo tiempo, representan los trabajos finales que presentaron en sus universidades y que previamente fueron seleccionados, recuerda.

Una máquina de expreso que se ahoga en su propio café, personas curtidas, herradas, dibujadas por su propia existencia, calificadas como grupo marginal o escenificadas en posturas tan absurdas por motivos por los cuales el espectador se queda perplejo y sorprendido, son algunas de las imágenes que se podrán ver en La fotografía alemana hoy.

La Gute Aussichten

“Nuestro proyecto es una iniciativa privada. Yo soy la fundadora. Tenemos más de 90 fotógrafos en nuestros archivos, es decir un buen promedio de la fotografía alemana contemporánea, que muestran una gran diversidad de estilos y acercamientos a esta disciplina, como reportajes, intervenciones, instalaciones y fotodocumentales”, comenta Josefine Rab.

Para Josefine Rab, uno de los puntos de referencia característicos de esta disciplina en su país es la Escuela de Düsseldorf, con autores como Joseph Beuys, Gerhard Richter, Wolf Vostell, Thomas Demand y Andreas Gursky: “Sin embargo, nosotros observamos que los jóvenes fotógrafos han hecho a un lado esa escuela —a pesar de que sí se refieren a esa tradición—, al tener propuestas más creativas, y buscar en campos amplios nuevos modelos expresivos para trabajar”.

Asimismo, recuerda, los jóvenes también se basan en la fotografía expresionista alemana. A partir de ella buscan nuevas formas de investigación, experimentación y creación, lo que hace que la producción iconográfica alemana sea muy rica, menciona Rab.

Influencias

En 1976, Bernd Becher comenzó a enseñar fotografía en la Academia de Düsseldorf. Antes de él esa disciplina había sido excluida del currículo. Entre los primeros alumnos que destacaron en aquellas se encuentran, Candida Höfer, Axel Hütte, Thomas Ruff, Petra Wunderlich, y Andreas Gursky.

La fotografía expresionista se desarrolló principalmente durante la República de Weimar, constituyendo uno de los principales focos de la fotografía europea de vanguardia. La nueva sociedad alemana de posguerra recurrió a esta disciplina para romper con la tradición burguesa y construir un nuevo modelo social basado en la colaboración entre clases sociales.

La fotografía alemana de los años veinte fue heredera de los fotomontajes antibelicistas creados por los dadaístas durante la contienda; aprovechó la experiencia de fotógrafos procedentes del Este que recalaron en Alemania tras la guerra, lo que llevaría a la elaboración de un tipo de fotografía de gran calidad tanto técnica como artística.