Muestran música clásica con personajes de ficción

Valdría mucho la pena hacer obligatoria la enseñanza de este arte en el nivel básico porque desarrolla las capacidades de concentración y de abstracción, señala una de las autoras.

Puebla

Alejandro, de ocho años de edad, asistió con sus papás a la presentación del segundo libro, con disco de audio, de Ana Gerhard sobre seres fantásticos en la música clásica. El acto fue en el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), donde el niño estaba asombrado, pero más sus papás que estaban descubriendo un "mundo nuevo". La autora, en entrevista explicó: "Me da mucho gusto el que si los papás no tuvieron esa educación musical de jóvenes, la puedan obtener a través de sus hijos".

Los papás de Alejandro, como la mayoría de quienes tienen hijos pequeños actualmente, no tuvieron acercamiento formal a la música académica; pero hoy mismo, los niños no tienen acceso a esa educación en el país, sobre lo cual comenta Gerhard: "la música tiene un efecto muy directo y nos hace sentir miles de cosas para las cuales no tenemos palabras".

Experta en el tema agrega: "valdría mucho la pena hacer obligatoria la enseñanza de la música en la escuela primaria, porque la música de concierto, definitivamente desarrolla la capacidad de concentración y de abstracción; el pensamiento abstracto. Además, nos presenta una gama de expresiones, de sentimientos que a veces no sabemos bien qué nos está haciendo sentir, no hay palabras para expresarlo, pero lo estamos sintiendo con la música, son sentimientos que tal vez con otra cosa no habíamos tenido".

Los papás de Alejandro ya tuvieron oportunidad de leer el libro Introducción a la música de concierto: Seres fantásticos, que Ana Gerhard hizo en colaboración con Claudia Legnazzi, y hoy domingo 27, a las doce del día, tendrán oportunidad de llevarlo a escuchar un concierto de las dos agrupaciones del Centro de Capacitación de Música de Banda (Cecamba) en el San Pedro Museo de Arte a las doce del día; que, aunque esta vez no interpretarán piezas de concierto, podrán escuchar temas de películas y de series para niños como Los Picapiedra.

Ninguno de los fabulosos 20 extractos elegidos por Gerhard y Legnazzi habrá en esa audición de Cecamba; sólo música para adultos, algo clásico como el danzón "Rigolettito", basado en la ópera Rigoletto, de Verdi y otras canciones comerciales y populares como "Así fue" de Juan Gabriel.

La otra opción para Alejandro y sus papás es, en este domingo en que inician los festejos del Día del Niño, llevarlo al Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM), donde de desde las diez de la mañana y hasta la una de la tarde, habrá un concurso de pintura, "La carcacha pinta" para niños de cuatro a doce años de edad, y al finalizar éste, un grupo musical se presentará interpretando música para niños. Desde las nueve de la mañana, Radio BUAP estará transmitiendo las actividades, las cuales incluirán reconocimientos para todos los participantes en el certamen.

También tendrán otra oportunidad en estos días de festejos: el Complejo Cultural Universitario de la UAP, mañana lunes ofrecerá cuentacuentos, títeres y música para los niños, gratis; donde también habrá conferencias para los papás, la primera de ellas mañana a las cinco de la tarde: "Límites y disciplina como un acto de amor" que expondrá Julieta Torres en la sala multimedia, también gratis para el público.

OTRA VISIÓN DE LA MÚSICA

Ana Gerhard no trajo a Puebla sus títeres para promover la música de concierto entre los niños; tampoco pudo participar en un concierto didáctico, con una orquesta profesional, para guiar a los niños en el mundo del arte de los sonidos y los silencios, pero los dos libros que ha publicado hasta ahora con Claudia Legnazzi, están ayudando a cambiar el concepto que los niños tienen de esa expresión artística.

Gerhard explica en entrevista: "los niños son muy frescos y no tienen prejuicios, excepto los que les meten los papás o la sociedad: si uno le pone a un niño de meses, de uno o dos años música académica sin decirle que es para adultos o que es música aburrida o para gente muy inteligente, la gozan, y se mueven y aplauden o se fijan y se dan cuenta de que no tienen por qué tener esos prejuicios".

Pero, explica "lo malo es que los niños dependen de los papás, de que éstos los quieran llevar a los conciertos, o cuando son muy chicos de que el papá les pueda leer el libro, porque a la mejor en el caso de un niño de dos años, sí puede escuchar la música, pero tal vez no puede leer lo que dice el libro. Claro que en un momento dado, con que escuche la música ya es suficiente pero, si además el papá le puede leer de qué se trata la música, claro que es mejor".

De los libros, con un disco que muestra lo que en el texto se aplica, precisa Ana Gerhard: "mi idea fue querer acercar a los niños a la música, lo que me llevó a darme cuenta de que había temas extra musicales que les podrían llamar la atención, y que una vez que ya teníamos su atención en estos temas de una bruja o un fantasma, entonces hacerlo que abriera el oído y escuchara cómo el compositor nos estaba haciendo imaginar a este fantasma. Esa es la idea de la serie".

El leer el libro y escuchar los discos de la serie que será de cinco volúmenes y ahora va en el segundo, sería una formación extracurricular. La entrevistada lo define: "cuando empecé con el tema de las aves me di cuenta de que había varios temas recurrentes en la música y me pareció que sería una buena idea juntarlos, hacer una selección y publicar un libro con cada tema, por lo que sí abarcamos un gran periodo de la historia de la música, abarca también diferentes géneros como puede ser el ballet, la ópera, una sinfonía, un concierto, un aria, una pieza para piano".

Así, agrega "cuando alguien ya tenga los cinco libros que estamos proyectando para la colección, tendrá música de oboe, de trompeta, de guitarra, de piano, de clavecín, de órgano. Aunque no es la típica 'Introducción a la música' en la que nos van llevando por épocas o periodos, es decir, de una forma muy académica, finalmente los niños que la escuchen (y sus papás) tendrá un panorama muy amplio y completo de la música clásica".

Hace años, se hizo popular una serie de discos "Baby Mozart", los cuales ofrecían extractos de música académica, con la promesa de hacer "niños genios" o más inteligentes si escuchaban, incuso desde el vientre de su madre, esas composiciones. Ana Gerhard opina sobre esta opción:

"Todo lo que se haga por acercar a los niños a la música es muy bueno, pero a mí lo que no me gusta mucho del 'Baby Mozart' es que les ponen la música con sonidos como de caja de música, no la obra original y eso siento que es una falta de respeto a los niños y a los bebés que no tienen por qué escucharlo así, con ese sonido... falso; son seres normales. Esas 'versiones' definitivamente no me gustan; hay que acercare a la música original. Lo bueno es acercar a los niños a Mozart, a Beethoven lo mismo que a Shakespeare o Da Vinci, a Einstein o a quien sea, pero en 'original'".

LA CARCACHA PITA

Santos Cuetecontzi y Paula Natoli son los fundadores y promotores del colectivo La Quince, el espacio fue pensado desde hace cinco años como múltiple: con un fondo de publicaciones que los niños pudieran consultar, como galería, salón para talleres, sitio de encuentro.

Lo anterior tuvo que ser ampliado cuando Cuatecontzi y Natoli se dieron cuenta de que, por sus circunstancias los niños no podrían ir tan fácilmente al arte.

Y se salieron a la calle, a los mercados, a las escuelas del barrio y las cercanas a éste y armaron ahí sus talleres, concursos, obras de teatro, presentaciones musicales, conciertos. Y a pesar de que al principio no tenían dinero, organizaron un concurso de pintura hace cuatro años, donde todos los participantes obtuvieran un juguete al final, "La carcacha pinta".

Iniciado en Jalapa, Veracruz, el certamen vino a Puebla en su segunda emisión, se extendió después a Teocelo, también entidad veracruzana, y podría ser llevado este año, si las condiciones lo permiten, a Oaxaca, Aguascalientes y San Luis Potosí. Hoy domingo se realizará en el museo del ferrocarril, en la calle 11 Norte 1005.

Cuatecontzi y Natoli detallaron en entrevista: "el objetivo es introducir a los niños y niñas en el mundo de las artes plásticas, privilegiando la observación y la investigación. La dinámica es muy sencilla: quienes deseen participar, de los cuatro a los doce años de edad, pueden llegar al museo e inscribirse, gratis.

En ese momento se les darán todos los materiales necesarios para que puedan explotar su imaginación y creatividad creando sus propias obras de arte con el tema de los trenes".

Como este año cuenta La Quince con el apoyo del MNFM y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el concurso que premiará a todos los participantes, es parte de un festival que concluirá con el concierto de un grupo de música popular para niños. En el último encuentro de este tipo, lograron reunir a más de mil personas.

Y LOS PAPÁS DE LOS NIÑOS...

Mañana lunes 28, el Complejo Cultural Universitario de la UAP iniciará los festejos del Día del Niño, los cuales concluirán el miércoles 30 con conciertos de música para infantes, títeres, cuentacuentos, cine, un curso de introducción a las artes circenses, una exposición y, lo novedoso, conferencias para los papás, lleven o no a sus hijos a esas actividades.

Las charlas, que será gratis para los señores y señoras, solas o en pareja en la Sala Multimedia del sitio universitario del sur de la ciudad de Puebla, son, mañana lunes a las cinco de la tarde "Límites y disciplina como un acto de amor", impartida por la psicóloga Julieta Torres. La siguiente será el martes 29, a la misma hora "¿Cómo hablar de sexualidad con tus hijos?" que ofrecerá el psicólogo y sexólogo David Romero Vázquez. La última será el miércoles 30, nuevamente con Torres, pero esta vez con el tema "Padres divorciados".

Las actividades para los niños iniciarán mañana a las cuatro y media de la tarde con Carlitos Monfil, que hará música para infantes; a las cinco y media con Pipuppets, títeres que ofrecerán "Ponte buza, Caperuza"; una hora después la cuentacuentos Pun Cata Pun Plas Plas actuará, todo en el Andador Cultural.

En la Sala de Arte 1, será proyectadas las cintas Enredados y La historia sin fin desde las cinco de la tarde, y a las ocho y media de la noche habrá cine al aire libre.

El martes, a las cuatro y media de la tarde repetirá Carlos Monfil y le seguirán los cuentacuentos de AcercArte; después habrá títeres de Huamantla Tlaxcala: "Costumbres y tradiciones"; el cine desde las cinco de la tarde incluirá Hotel Transylvania y Las crónicas Spiderwick para concluir a las ocho y media de la noche con una función al aire libre. Este día será el curso "Introducción a las artes circenses", única actividad que se pagará, 15 pesos por persona, en el Parque del Ajedrez, al oriente del CCU. Las actividades concluirán con la inauguración de la exposición "Tres cuentos y una niña", ilustraciones de Kary Cerda en el vestíbulo del Centro de Convenciones, donde permanecerá hasta el 16 de mayo.

Para el miércoles 30 de abril habrá funciones especiales de las compañías artísticas del CCU de la UAP. A la una de la tarde la de danza contemporánea, que presentará El gigante egoísta; a las cinco la orquesta sinfónica y la Compañía titular de Teatro presentarán "Érase una vez. Un recorrido por las mejores películas animadas". El Ballet Folclórico dará u programa especial una hora antes, al aire libre.

A la una actuarán los títeres infantiles de Caja de Numa, les seguirán las botargas del Instituto Luisa Scheppler, seguidas por Pun Cata Pun Plas Plas, después Manhattan Jazz Children, Carlitos Monfil, y los actos circenses con De Circo Ollin.

El cine infantil incluirá Tadeo el explorador, Zambezia y Donde viven los monstruos, las tres películas en la Sala de Arte 1, y a las ocho de la noche cine al aire libre en el Andador Cultura, mientras que en el Parque del Ajedrez estarán abiertas las zonas infantil, femenil, pista para correr, ciclopista, área de almuerzos, tableros de ajedrez, cafetería, canchas infantiles, pista de atletismo y gimnasio al aire libre, con entrada gratis, donde sólo hay que pagar los consumos que se hagan en la tienda de bebidas y comida.