Muestran en Tepeapulco una mirada a la cultura tolteca

El ex convento de San Francisco albergará temporalmente esta exposición con más de treinta piezas, colección que revela aspectos poco conocidos de la cultura precolombina.
El Instituto Nacional de Antropología e Historia la inauguró ayer como festejo por su aniversario 75.
El Instituto Nacional de Antropología e Historia la inauguró ayer como festejo por su aniversario 75. (Arturo González)

Pachuca

El ex convento de San Francisco en Tepeapulco albergará temporalmente la exposición “Una mirada al pasado tolteca”, con más de treinta piezas que revelan aspectos poco conocidos de la cultura precolombina, y en la que se incluyeron algunas que nunca han sido exhibidas en público.

El arqueólogo Carlos Hernández Reyes es uno de los investigadores que han desenterrado parte de este pasado, y a su cargo estuvo la curaduría de la exposición que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) inauguró este jueves 5 de diciembre como un festejo por su aniversario número 75; y habló en entrevista sobre la importancia de la muestra y sobre los recientes descubrimientos acerca de la cultura y organización de los toltecas.

“La conforman distintas piezas localizadas en las distintas exploraciones en la zona arqueológica de Tula: hay lápidas con bajo relieves presentando deidades, tenemos también vasijas de suma importancia, que nos habla de la influencia de esta cultura en el México antiguo”.

El arqueólogo se emociona de sólo nombrar las piezas que por primera vez verán los ojos del público, son evidencia de una expansión imperial de los toltecas, muestran sus actividades económicas y comercio, su influencia en las artes y la religión, y una arquitectura singular que fue influencia para otras culturas, y que ellos mismos heredaron de otras más antiguas.

“En exhibición está una vasija plomberie que procede de la región del Soconusco, entre las costas de Chiapas y Guatemala, ahí fabricaban con modelos toltecas estas piezas que son las únicas vidriadas elaboradas en la época prehispánica. Y es relevante porque tiene representado a un guerrero coyote, y es una muestra de una cultura conformada por distintos grupos étnicos, entre ellos el tolteca chichimeca, el tolteca nonoalca, y el tolteca otomí, y esta vasija representa a un guerrero de ese pueblo de los otomíes”, explica.

Para los investigadores del INAH ésta es evidencia de la extensión del dominio tolteca, que llegó hasta territorio maya; pero además de un pasado que no se aleja de los hidalguenses, al estar dibujado un guerrero similar en los murales del Ex convento de San Miguel, en Ixmiquilpan.

La exposición fue el inicio de tres días de conferencias, donde compartirán con los visitantes sus investigaciones e hipótesis relacionadas con los toltecas.

La primera lleva por título La influencia tolteca en la zona maya de las tierras bajas y altas, a cargo del investigador residente en la zona arqueológica de Tula, Luis Manuel Gomboa Cabezas, y la impartirá hoy viernes 6 de diciembre al medio día, en el claustro alto del ex convento.

Otra y de considerable magnitud, titulada Huapalcalco y los orígenes de la cultura tolteca, una hipótesis que Carlos Hernández presentará el día 10, también a las 12:00.

Claves

Voces del pasado

- El arqueólogo Carlos Hernández Reyes es uno de los investigadores que han desenterrado parte de este pasado, y a su cargo estuvo la curaduría.

- Una exposición de más de treinta piezas encontradas en las distintas etapas de exploración a la zona arqueológica de Tula, de esta civilización en el México precolombino.

- La exposición es fue el inicio de tres días de conferencias, donde los encargados de la exploración arqueológica compartirán con los visitantes sus investigaciones.