Muestran en México el arte de los Panteras Negras

“Las expresiones visuales de mis obras tenían que ver con el mensaje político que quería difundir”.
Fue ministro de Cultura del grupo político de 1967 a principios de los años ochenta.
Fue ministro de Cultura del grupo político de 1967 a principios de los años ochenta. (Claudia Guadarrama)

México

Grandes malentendidos rondan la historia del grupo político estadunidense Panteras Negras, afirma Emory Douglas: “Nos señalaban como un grupo de perros armados. Desinformación que contrariaba el hecho de que casi nadie portaba armas en el Partido Panteras Negras. Nosotros creíamos en la autodefensa y si cargábamos armas, era en el marco de la Constitución de Estados Unidos. Una de las razones por las que quisieron cambiar la ley fue para que los miembros del partido y los negros no pudieran tener armas para defenderse del abuso de la policía en las comunidades”.

Ministro de Cultura de las Panteras Negras de 1967 a principios de los años ochenta, Douglas afirma en entrevista con MILENIO que se trataba de desviar la atención del hecho de que la

organización, por ejemplo, “tenía un programa social que solicitaba desayunos gratis para los niños en todo el país. Este programa era un peligro para la seguridad nacional de EU, se decía en los archivos del FBI. ¿Por qué? Porque estábamos educando a la gente sobre lo que no estaba haciendo el gobierno. Ellos deberían hacer eso en beneficio de las comunidades pobres de EU”.

Un logro del partido, refiere el artista gráfico que hoy inaugurará la exposición El arte revolucionario deEmory Douglas en la Galería Vértigo (Colima 23, colonia Roma) a las 20 horas, “fue informar e iluminar a la gente sobre los derechos humanos básicos y las violaciones a cargo del gobierno de EU. Uno de sus logros fue educar a la gente sobre la posibilidad de la autodeterminación como alternativa a las instituciones, a lo que el gobierno no estaba haciendo en ese tiempo en particular”.

La obra gráfica de Douglas contribuyó a hacer más claro el mensaje de las Panteras Negras. Sus influencias como artista, afirma, “provienen de la política más que del

arte en sí. Considero que mi arte viene del mensaje que quería transmitir, de las cosas con las que trabajaba en ese tiempo en particular. Las expresiones visuales de mi arte tenían que ver

con el mensaje político que quería difundir. Trataba de aportar un mensaje social, pero también uno estético. Mi obra es un balance entre lo artístico y lo social”.

Su trabajo, que apareció sobre todo en el Black Panther Newspaper, prácticamente se gestó en el grupo político. En la muestra se podrán ver desde sus primeras imágenes en la publicación, la mayoría de ellas en blanco y negro, así como obras más recientes que, aunque más coloridas, no han perdido su mensaje militante. La exposición nos permite conocer, por primera vez en México, el trabajo de quien Colette Gaiter señala como “el agitador gráfico más prolífico y persistente de los movimientos negros por el poder”.

Además de su trabajo como dibujante, Douglas se encargaba de coordinar la impresión de los materiales gráficos. “Con excepción del periódico, que se hacía en una imprenta, el resto —volantes, carteles, solicitudes para reunir fondos, programas de actividades y otros impresos— eran hechos en casa. Era un trabajo de 24 horas, siete días a la semana, 365 días del año, porque no era un trabajo local, sino nacional. Teníamos 49 ramas del partido a lo largo de EU, que nos mandaban información para el periódico”.

Al preguntarle con qué música recuerda ese periodo, Douglas sonríe y responde: “¡Mucha música Motown y el Sonido Filadelfia! Incluso teníamos nuestro propio grupo musical, The Lumpen. Rickey Vincent y Boots Riley publicaron el libro Party Music: The Inside Story of the Black Panthers’ Band and How Black Power Transformed Soul Music, donde dice cómo la música de ese tiempo fue inspirada por el movimiento de las Panteras Negras. Cuando hablas de Curtis Mayfield y algunas de sus canciones, del grupo War y de todo ese tipo de música que creaba conciencia en la gente, fue influida por el movimiento negro, especialmente nosotros”.

Algunos músicos de jazz se acercaron al partido, sobre todo para tocar en conciertos que servían para recaudar fondos. Douglas recuerda especialmente “un fin de semana en que íbamos a celebrar una gran reunión en el Parque Comunitario de Oakland. Alguien fue al aeropuerto y vio allí al guitarrista y cantante George Benson y le contó sobre la reunión. ‘Si estás en la ciudad, ¿por qué no te descuelgas y tocas?’, le dijo. Y él respondió: ‘Está bien’. Y esa tarde, Benson se presentó y tocó toda la tarde”.